(boceto), wip.

Hominoidae viralis: capítulo tres: «Multitudes emancipándose del imperio.».

(orden de puntos desarrollados en el texto)

¡Está lloviendo mucho! Afuera se conoce una sentencia de Estrasburgo, nada de doctrina Parot retroactiva. Siendo treinta años el máximo legal permitido de permanencia en prisión, la buena conducta reduce pena. El Ebro (el agua y la pasta) y las dos Españas. Que el trabajo diario no sucumba a una oleada de sensacionalismo fatalista, que no se interrumpa el trabajo de fondo porque se instaure una sensación de presión asfixiante. A la larga, la vida es ir tragando… y, si no se comulga con la resignación ¡chaostage! they are, they are mods.

O las protestas de Haymarket Square que se produjeron los días 3 y 4 de mayo de 1886 en Chicago. Anarcosindicalismo. La horca. Desde entonces, los trabajadores celebramos el día 1 de mayo.

En la biblioteca del barrio han abierto un ciclo temático sobre las generaciones de escritores de la guerra de independencia cubana, literatura pesimista, tintes de la idiosincracia del español mengüante. Generación del 98, procesos intergeneracionales, de un dios colectivo que trasciende las épocas en la historia, ora toca el ganar, ora el perder. La muerte como idea de total acabamiento.

Puede que el nuevo orden mundial NWO sea el mero sueño de una potencia monopólica que pierde fuelle y nos entra en una era de multipolaridad global. Quizás los malvados Illuminati nada más sean los primos torpes de la gran familia que gobierna el mundo ¿Qué distopía atinó más, la de Huxley Mundo feliz o la de Orwell Gran hermano; o ninguna de las dos? Chinese way of life… El estado-nación lo forjaron primero los chinos, hace más de mil años. Quizá montaran la primera economía de mercado del mundo y la más amplia. De la férula feudal a la república popular. Bases sociales campesinas y bases medias con capacidad de consumo. Regímenes demoliberales. Gentes movidas por corrientes migratorias. Carnets de ciudadanos que regulan el tránsito por el perímetro de la urbe.

Entonces, ir tirando… describiendo y criticando, sin perder el paso, sin quedarse atrás; limpiar, cortarse a menudo las uñas para evitar que se instale la mugre, hacer lo mismo con el hastío, la pena y la rabia para evitar que se instale en nihilismo. Tirar de las vísceras cuando las razones sucumben al peso de la evidencia. ¡Caos y eternidad! No tiene por qué haber una unidad de todas las fuerzas descontentas respecto al poder central, pueden ser afines o de laya distinta. Aunque todas tenga una causa para su revolución. Quiero decir que Izquierda Unida también podría llamarse Izquierda Disgregada y no pasaría nada, o a lo mejor pasara que entonces el partido tomara el apoyo de las bases ahora sí identificadas con la fuerza política que le puede poner el cepo a la alternancia bipartidista.

Recordar el nombre de las tres cadenas que operan el religar en la Tierra del hombre moderno que se despojó de las ataduras religiosas y liberó sus anclas teológicas, que zarpó de sí mismo en un barco que le llevaba a él: social, política, humanista.

Si me apuras, por rizarle el rizo a esta introducción, por aspirar a cierta voluntad de estilo que se mezcle con lo naïf pero también con lo rococó, para abundar contenido en esta dragontea especial, porque es doble (cubre catorce días en vez de siete), quizás podría hallarse cierta semblanza entre las prácticas de disciplina zen y las técnicas de bondage, ¿no lo crees?, inflingir al cuerpo-mente una cierta presión amordazadora. Las normas, los nudos, la perfección de la atención cuando uno anuente se clava en disposición de recibir un bastonazo si se desconcentra. Empezamos…

(1, para los martes)

Conocí en el verano a Aleph, escudero de los reinos alfanuméricos e infinitesimales, frescor de las primeras veces, los primeros encuentros con el nombre. Con él y con las personas que él encuentra a relacionarse. Dinamismo inocente, previo a que se instaure el hábito, mucho al principio de la decadencia que caducará rutinas. Su tendencia hábitat se sumerge en el océano cibernético. Salíamos de la primavera. Hoy día el Sol de mediodía ya apenas llega a darnos una tarde; nada más alborea un poco y oscuridad hasta bien entrada la mañana… afuera llueve, es terrible, gotas en la ventana, resbalan algunas barrigonas, cae, ¡plaf! ¡nada!

Si el trabajo diario no cubre más que lo mínimo, quiero decir que la remuneración por dedicar la horas establecidas diarias aporta lo que cuesta mantenerse al día, entonces, la pedalada, el paso, el tirón del momento, a mí me parece, copa ofuscando la dimensión humana sobre la capacidad de desear, de soñar, de pensar o de recordar. Ir tirando anhelando que la humanidad domine la política ante la máquina para que se mantengan las sociedades con los individuos libres, sin esclavos, o como mucho con trabajadores.

Dimensión pública, imagológica incluso; dimensión privada. Las dos orillas: bipartidismo y, enfrente, la izquierda unida. Quiero decir que la lucha de los trabajadores manuales y la lucha de los trabajadores especializados; y la lucha de las mujeres trabajadoras y las luchas transgénero; y las indígenas y las de los ninjas en la crisis bursátil de las hipotecas basura; son luchas paralelas… aunque el PP y el PSOE no sean la misma cosa, durante treinta y dos años han estado haciendo lo mismo… no se me pase dentro de tres semanas felicitarle el cumpleaños a nuestra constitución. Izquierda unida no es el grupo bastón del grupo socialista, IU sería imbécil, sin báculo,… vía láctea, vía de peregrinos, federación ibérica… tripalliare, tetratkys. ¿Cómo ganamos libertad? Rebelión consciente, serena, pausada, de cada día de cada momento, buscar lugares y tiempos de encuentro periódicos, organizando…

¿Símbolos que permiten cristalizar una frontera en el campo político y dan visibilidad constancia y permanencia?

(2, para los miércoles)

Cuando me adentro con Aleph en lo virtual, veo que el océano analógico-digital remeda al agua salada. Que mayormente se extiende como un infinito más allá de la orilla donde nosotros pintamos dibujos en la arena; formas y grafías borrados a cada lengüetazo de la marea. Igualmente como el agua que nos compone 75% los cuerpos, así este agua analógico-digital, diría, nos cubre 75% el pensamiento, los sueños, los recuerdos. En la misma relación pero en otro ámbito, el 78% de los impuestos del estado español lo aportan los trabajadores. Los impuestos progresivos para la socialización de la riqueza nacional, como los impuestos sobre las herencias, agravan a unos pocos de forma particular. Solidaridad nacional, apoyo mútuo.

Cuando los antiguos íberos tomaban lo que denominamos océano Atlántico por una cierta tierra de muertos o Hades no sospecharon que milenios más tarde un genovés patrocinado por la reina castellana iba a surcarlo con intención de demostrar que el planeta es redondo y bordeando se llega a la India, y Copérnico ya no sería más un iconoclasta pues podría suspirar tranquilo valiéndole la evidencia descubierta tras el periplo marítimo por salve ante el Vaticano… de hecho, en tono sardónico, se podría decir que la Iglesia es quien primero se ocupó de poner nombre a las cosas, por eso llamamos planeta en lugar de redondeta a la Tierra…

… en cualquier caso, si Colón topó con el Nuevo Mundo también el EZLN se retiró de LA REALIDAD cuando ciertos hábitos y rutinas lazos de contacto entre los cinco caracoles ya se habían asentado; como queriendo reparar y dejar soberana la unidad germinal de las tribus que quinientos años de colonización habían casi malbaratado. Poniendo de nuevo el nombre a la realidad.

Suponiendo que el vigía de Colón se hubiese llamado Aleph en lugar de Americo, ahora América se llamaría Alepha; encuentro en esto de los nombres mucha fragilidad dogmática. En cualquier caso, las tres embarcaciones de la comitiva que zarpó del sur ibérico, jamás hubiesen llegado a la India como pretendían, porque, claro, China sale al paso.

    1949, casi medio millar de millones de campesinos, más de la mitad pobres de solemnidad. Veintiún años de guerra civil. 2000, Sistemas de todo a cien, todo a dolar, todo a euro… mil trescientos millones de seres humanos viviendo en un país inmenso que es un continente… imperio industrial, imperio del centro asimilando lo que viene de fuera pero sin necesidad de exportar como Roma la paz o como Norteamérica la guerra universal; por la dimensión confuciana son una gran familia que no tiene necesidad de imponerse a las otras…

Sus gobernadores: el poeta el romántico la revolución por encima de todo sobre la muerte la sangre el hambre vs. la pragmática dialéctica de la política de Lenin con un mínimo de propiedad privada, un poco más sería una cracia de la gente particular de vecindarios que cracia de los campesinos. Soviets vs. reforma y apertura al mercado exterior.

El grupo dirigente de su partido comunista se construye en contra del modelo soviético, el estalinismo, la construcción del socialismo. Una alternativa al subdesarrollo, una modernización. Un proceso socialista que implicara una base material para el país. La gran promesa china: ponerse al nivel de los países desarrollados y acabar con la humillación del dominio colonial…

… vs. poesía revolucionaria; Hegel, Lao Tze, los cuatro ensayos sobre la dialéctica de Mao. Venga por la causa naïf: ¿Socialismo de mercado?

(3 para los jueves)

En medios binarios la complejidad del paradigma siempre se mantiene, en su parte radical, simple enumeración de la serie de elementos que componen el conjunto en términos; porque las cadenas binarias son simples: hay o no hay. Quiero decir que si cada elemento del conjunto es un fractal o un infinito entonces la enumeración no es simple sino compleja.

En los binarios puede decirse que ningún elemento en sí mismo posee valor semántico, sino que este se manifiesta del conjunto en calidad emergente. Hay sistemas binarios de cuentas, por ejemplo, los de color rojo y negro, que son las cuentas de los balances económicos, también muy simples: debe o haber; el escudero Aleph habita terrenos financieros repletos de oscuridad, alejados del sol. Por eso en verano me daba rabia salir con él. Ahora en otoño es distinto…

Mirada naïf: ensayos suflé que den paso a crecimientos macizos como olivos o encinas… En sistemas de poder descentralizado como los ejércitos de liberación nacional al uso zapatista mandan los pocos constituidos obedeciendo a los muchos constituyentes… y no al revés. Tres potencias hegemónicas desde el siglo XVII, Holanda tras la guerra de los 30 años; Gran Bretaña tras las guerras napoleónicas; EEUU tras las dos guerras mundiales del siglo XX.

Sigo leyendo los diarios de Anaïs Nin. Me encanta la sensación de retaguardia describiendo a Henry lidiando sus batallas en el escritorio. Ella puede sentir emociones, él no. También hay un librito acá en el mi escritorio que leo estos días, “Adam Smith en Pekin”…

Si tú escribes la palabra Tian’anmen en el google chino te devuelve algo diferente que si lo tecleas en otro google. Es lo que decimos de la izquierda disgregada, parecería que el buscador universal es uno. En el buscador chino no aparece un estudiante vs. un tanque. En occidente, hacia París, el Tanque de Guadalajara, mayo del 68. Una multitud vs. un imperio.

Si tú buscas en la Iglesia la palabra constitución no aparece nada. Tienes que buscar en la Sociedad para que salgo algo. Constitución: carta documento que constituye aquello que no existía antes de ella, marco normativo que separa los poderes del estado.
(4, para los viernes)

Es fácil medir la providencia el azar la fortuna la suerte o la buena estrella cuando el sustrato último de su excelsa causalidad es binario; quiero decir que en sistemas biológicos donde la autopóiesis en el grado molecular baila en la entropía medir tales entidades casuales es harto chungo, sin embargo, cuando la simulación se genera en medios duales, el negativo y el positivo, o el uno y el cero, o el rojo y el negro: los patrones de fusión causual indiferencian la escisión (la herida original) del principio de causalidad -filósofos de la moral- del sueño dogmático tan patológico en los sistemas sociales occidentales. Confundiendo la noche y el día para reunir aquello que ha sido separado. Luzbel, príncipe de la aurora, fue el compañero en la sombra de Cristabel.

Por ejemplo, aunque hablar con ejemplos parezca la muerte del pensamiento discursivo, el partido de comunistas de España está lleno de hijos de vencedores y de Comunistas cristianos, como Alfonso Carlos Comín Ros junto a Joan N. García-Nieto. Pongo este ejemplo porque parecería que trata una problemática política y social que tiene que ver con los inmigrantes andaluces en Cataluña, especialmente en Barcelona, desde la década de 1950.

      España del sur (1965)
      España, ¿país de Misión? (1966)
      Noticia de Andalucía (1970)
      Per una estratègia sindical (1970)
      Fe en la tierra (1975)
      Qué es el sindicalismo (1976)
      La reconstrucción de la Palabra (1977)
      Cristianos en el partido, Comunistas en la Iglesia (1977)
      Por qué soy marxista y otras confesiones (1979)
      Cuba entre el silencio y la utopía (1979)

¡Fantástico índice, no?! Al otro lado del hemisferio, tras la guerra civil, los comunistas se quedan la parte continental con la república popular de china; los nacionalistas se reúnen en Taiwan.

Mao, el gran salto adelante, plan económico y revolución cultural. Lazos entre potencias hegemónicas. 1972, conflictos con la URSS, Nixon en Pekin.

China miembro permanente del consejo de seguridad de la ONU. Motor industrial del mundo capitalista. ¿Chinese way of life?

(5, para los sábados)

En España, amigos, ya no hay locos. Se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto. Ya no hay locos, amigas, en España ya no hay locos.

Cambia, todo cambia. Cambia el humor mientras los días se acortan en luz; esto a quienes viven junto al Ecuador no les pasa. Allí donde el reloj de sol ya se niega a dar el tiempo, los otros relojes siguen ajenos dando la hora, relojes de arena, de cuerda, de rueda, los atómicos. Cambia, todo cambia, cambia el sentir de un amante, cambia de nido el pajarillo, cambia el más fino brillante. El pastor cambia su rebaño. Recuerdo de mi gente.

Aparecen poderes fácticos que crecen madurando voces de respuesta, revolución sedentaria. Estelas que atestiguan el paso de barcos tripulados por gente crítica y activa.

La barra del pan del día, esas rutinas que te hacen asir al desayuno, en el reino del pensamiento finito sobre el encierro y la irrisión del yo interior, ahora, las última semanas, vengo comprando chapati en vez de barra, un pan redondo plano… algunos días compro harina y manteca para hacerlas en el fuego de una bombona de butano que traen en camiones a las puertas de los edificios. Si haces la masa diez o doce horas antes salen más mulliditas. Son recuerdos de las primeras veces que probaba de amasarme el pan bajo lecturas nocturnas de Gandhi y de los procesos de liberación anticolonialista hindús. Siempre queda un regusto amargo en la condición de mártir. La guerra civil poscolonial con Pakistán.

Lugar común de Nieztsche que dios ha muerto y lugar común del Mahatma cinco décadas después que verdad es dios. El alemán afirma su sentencia desde el interior del empóreo universitario. El indio afirma la suya en el centro del empíreo civil.

Si Dios es una compañía contingente en la cima, en la base no lo ha de ser tanto. Se habla de Dios como sujeto colectivo moral de organización social. El máximo pontífice que hoy manda en el barco del Vaticano, el único hombre en la tierra con su mano agarrada al báculo que tiene una piña en la empuñadura, supuestamente el hombre menos imbécil de la comunidad, incidiendo en miradas democéntricas, recuerda la condición de unidad en lo esencial de las multitudes. Y se echa encima las fauces de la casta depredadora.

Un Dios como expresión de lo ecológico, como símbolo de la red crística que engarza familias en comunidades y emana como albedo del tejido social. Un dios entendido como el conjunto de efectos emergentes que va perfomando nuestra cotidiana actualidad democrática y parlamentaria aunque también, parece anacrónico, monárquica.

Somos país que no ha pedido el rescate, entre los p.i.g.s., pero que está en situación de necesitarlo. Me pregunto por qué los neoliberales castellanos no fichan un tecnócrata para ocupar la cabina de control del ministerio de economía. Un economista muy técnico de grado medio ni que sea, capaz de operar las sistematizaciones de los procesos económicos que dictan las fuentes leguleyas centrales; con la suficiente soltura del torero ibérico capaz de bailarle a la muerte, pasándole el capote por encima a la deuda. Guitarra y pandereta, pan y circo… situacionismo espectáculo. Manta Bárcenas, trama Gurtel, juez Garzón, mareas y acampadas, banksters y recortes sociales, elefantes reales y caso Noos.

… ayer, los noticiarios de la tele traían que la cúpula dirigente de uno de los sindicatos mayoritarios había usufructuado ilegítimamente cierta asignacioncilla pública destinada a formación… ¡qué dislate!

(6, para los domingos)

Si acaso Aleph estuviera ahora mismito sentado a refugio a cubierto por mor de mi ser abierto extendido de pasillos de conexiones sinápticas en la libreta frente a la infografía en la pizarra que va haciendo el pinche compadre colega don Juan y la compañía de los campadres pinches otros con sus seres abiertos alumnos discípulos atendientes de la escuela de Sabiduría, Emergencia, Descendencia platónica y Gramática, si acaso estuviera en el aula durante la sesión, escribiría en el filo del tablero, con carboncillo: me estoy encontrando dos tipos de personas, las que me preguntan por Coelho (… o por Borges) y las que no…

Elaborando la postura naïf, en la línea que una revolución iniciada a golpe de estado es un movimiento hacia la guerra civil, y una transición cimentada en una declaración constitucional es un movimiento hacia la paz civil; la cuestión, en ambos sentidos, es el encuentro de las facciones sociales en el templo hierático núcleo de la entidad nacional; puede apreciarse que durante la revolución las facciones se disputan y en la transición se amalgaman.

Una parte de nosotros como unidad nacional la representan nuestras mareas de colores de profesionales de las diferentes ramas del ente estatal, resuenan las alarmas, recorriendo las calles durante los últimos meses.

Recuerdos, sueños y pensamientos de memoria histórica: traición de la izquierda socialista española: los tiempos liberales de Cánovas son los mismos que los neoliberales PP-PSOE; monarquía y poder centroeuropeo, sucesión en el poder bipartidismo de economía liberal.

De la manita, 2011, ambos partidos políticos atentan contra la constitución de 1978 cambiando la cláusula que rige la prioridad de pago en los adeudos, priorizando a los adeudores exteriores de la banca que demandan por su “deuda odiosa” sobre las obligaciones que como aparato de estado pagado con el sudor de los trabajadores debe proveer en el mantenimiento, ya veremos si más bien estar o mero estar, de las familias, de mayores y menores, de quienes jornada a jornada mantienen la sociedad en movimiento. Si los políticos nos tocan la constitución en detrimento de nuestros intereses, el pueblo: legítimo titular de la cracia del poder en democracia, se bipolariza abriéndose una distancia entre el poder constituyente y el constituido. La idea es que los políticos son los administradores de la cosa pública; no son los putos amos; son gente del pueblo.

Los sistemas binarios, números rojos y negros, bit uno o bit cero… son simples enumeraciones.

Frontispicio naïf para la tercera república: el poder político manda sobre el poder financiero.

12 del once de 2010 Suicidio en la actualidad

Buenas tardes, cosa rara, me he pasado por meneame.net, ya saben, ese ranking de direcciones internet, y navegando las dos primeras páginas entiendo, admito, el contenido de la dragontea de hoy. Dice así:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20101020/suicidio-primera-causa-muerte-violenta-espana/545146.shtml escribió:
SALUD: El suicidio ya es la primera causa de muerte violenta en España.

ʊ 3.650 españoles se quitaron la vida en el 2009, de los que un 5% eran adolescentes

ʊ Las relaciones virtuales a través de internet propician aislamiento y soledad

Apostilla un psiquiatra: «La vida es una cosa transitoria y efímera, que tiene valor por sí misma -dijo el psiquiatra-. Si lo que mueve a la sociedad es el dinero, las personas se alejan de ese sentido. Hay que aprender a refugiarse en uno mismo y mantener relaciones intensas con amigos de carne y hueso, no virtuales»

Así empieza el asunto. Padezco el impulso de soltar la pluma. De atacar la noticia, pero me abstengo y sigo pescando titulares:

http://www.trecebits.com/2010/11/11/si-buscas-%E2%80%9Csuicidio%E2%80%9D-en-google-te-dan-el-telefono-de-la-esperanza/ escribió:
Si buscas “suicidio” en Google te dan el Teléfono de la Esperanza

ʊ Parece que Google no está dispuesto a perder usuarios, en el sentido más estricto y macabro de la expresión. En realidad a lo que está dispuesto a echar una mano a los más desesperados y evitar suicidios.

ʊ Si se introduce la palabra “suicidio” en el cuadro de búsqueda de Google, en la página de resultados, y de forma destacada, se ofrece el Teléfono de la Esperanza, con un lema que dice: “¿Necesitas ayuda?”

Vale, a los suicidas hay que medicarlos con esperanza.

– ¡Oye! ¿Vas a intervenir o qué? No sé yo tanto corta y pega…

– No, todavía no. Quiero dejar que la realidad se autoexplique…, cállate un momentín Odrallagorgen…

Siguen los titulares:

http://sp.rian.ru/video/20101110/147872786.html escribió:
Suicidio masivo de ovejas en Turquía.

ʊ Un extraño caso de suicidio masivo de ovejas tuvo lugar en Turquía en vísperas de la fiesta de sacrificio “Eid al Adha”. Según el pastor del rebaño, las ovejas atravesaban un tramo montañoso cuando una de ellas se lanzó al precipicio y toda la manada siguió su ejemplo.

– Querido escribano, suicidio como principal causa de mortalidad violenta en España, suicidio y esperanza, ovejas que se suicidan… ¿dónde quieres llegar a parar?

– Un segundito, insigne Nombre, ya llegamos al final. Se trata de un vecino, los echos ocurrieron ayer. No sabía cómo abordar el asunto. Temo que si me permito blandir la pluma en estos asuntos cause mucho daño…

– ¿A quién?

– A quien me quiere. No me tiréis de la lengua, dejadme acabar…

– De acuerdo. Te vamos a dejar solo. Vente angelito que te voy a explicar qué hacían los viejos y viejas en las antiguas islas mallorquinas cuando valoraban que les había llegado la hora…

– Sí, vamos. Ahí te quedas Gallardonegro. Mi buen Nombre, yo, no te olvides que soy longevo de cojones, ya sé qué hacían: se alejaban a los riscos y se lanzaba al vacío con objeto de no convertirse en carga para los suyos…

– Eso es. Y los monjes tibetanos, en ese misma coyuntura, se sientan en la posición del loto, sellan sus ojos, boca y orejas con tela, se giran hacia dentro y ¡adiós!… luego nos vemos par de dos…

Acabo con el último titular:

http://www.lavanguardia.es/sucesos/noticias/20101111/54067710058/un-padre-de-familia-a-punto-de-ser-desahuciado-se-ahorca-en-plena-calle.html escribió:
Un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle

ʊ Vivía ocupando un piso de alquiler de ADIGSA en el barrio de la Gornal de l’Hospitalet.

ʊ El hombre era electricista hasta que llegó la crisis. Una vez agotada la prestación por desempleo, pasó a cobrar una pensión de unos 300 euros debido a la depresión que sufría a raíz de no encontrar trabajo. Además de tener que hacer frente a un juicio por ocupación ilegal, Adigsa reclamaba a la familia 9.000 euros por haber entrado “de patada” al piso.

ʊ Hace una semana recibió una orden de desahucio anunciándole que tenía que abandonar la vivienda de manera inminente.

ʊ M.P, de 45 años de edad, se personó esta semana en el Ayuntamiento de la localidad para pedir que realojaran a su familia en un albergue “porque hacía mucho frío para quedarse tirado en la calle con su familia”. Pero los servicios sociales del consistorio denegaron su petición. Como último recurso, el fallecido se personó en dos ocasiones, la última el mismo día del suicidio, para reclamar una demora de un mes en la ejecución del desahucio.

Se fue al parque de la calle Juan de Juanes. Queda todo dicho aunque la historia no acaba. La ley, como siempre, protege a los fuertes:

Cita:
Desahucios masivos en el barrio de la Gornal

ʊ La Asociación de Vecinos Carmen Amaya asegura que en las últimas semanas se han producido un gran número de desalojos forzosos de personas que estaban ocupando viviendas vacías de ADIGSA.

Vale deu! Salut y esperanza para todos y todas…

Si cárcel y prisión son sinónimos, ¿por qué no lo son carcelero y prisionero?

El hacker va por los sistemas infórmaticos, conocedor de reglas y mecanismos, ignorando qué va a encontrar. Dado que maneja espectros diferentes de la realidad informacional, desde el nivel máquina binario hasta el nivel reticular semántico, el hacker maneja piezas parte, tratanto de armar totalidades.

Uno, por ejemplo, puede hackear un ordenador remoto, de alguien conectado a internet al otro lado del charco, y, sin que la persona al frente del ordenador remoto perciba o advierta nada, se pueden reseguir uno a uno los directorios de su árbol de ficheros local. El hacker sabe que suele ser más facil de llevar a cabo el hacking social que el técnico. Aunque lo social se apoye en lo técnico. Es más fácil intuir una contraseña a partir de un perfil sociológico que tratar de obtenerla por medios técnicos basados en la fuerza bruta. Aunque, insisto, lo social se apoye en lo técnico. A través del troyano instalado en el ordenador remoto, recopilando piezas, el hacker puede conocer a la persona dueña de la máquina. Puede reconstruir un perfil a partir de la memoria física de su ordenador. En el disco duro, de multimedia, se almacenan magnetizadas la huellas de la actividad de esa persona. El hacker, a diferencia del cracker, no es detectado por la persona mientras reconstruye el puzzle e hilvana las piezas que encuentra configurando un perfil de usuario; no es detectado porque es invisible. Capta información, pero no la altera.

En la comunicación P2P ocurre exactamente lo descrito arriba sólo que bidireccional y legitimizado: una miríada de torrentes y peticiones de listas de contenidos. Comunicaciones a pesar de la web. Una interrelación mutua de perfiles de usuario. Antes se decía que el amor era una cuestión de conveniencia o compatibilidad, luego se pasó a hablar de química… con los inflarojos, el bluetooh y las wifi, el amor se está convirtiendo en virus…

Cuando la gente piensa en Internet sigue copándosele la mirada con la WWW. Pero, la gente tiene que recordar que Internet en una red de redes. Una red de máquinas conectadas mediante nodos servidor.

En tiempos de resistencia (ley SOPA y PIPA) los ordenadores en P2P tiene más valor que los navegadores de la web. Se puede cerrar un servidor tipo Megaupload, pero no pueden requisar millones de ordenadores.

Ahora los ordenadores fijos, o incluso los portátiles, podrán convertirse en servidores wifi del ingente número de dispositivos móviles que van apareciendo. Cuando se mezclan los discos duros en lo virtual, a veces, la intimidad y la propiedad privada ocupan la memoria. Otras se encuentran unidades de información que pertenecen al consciente colectivo. Aquí, por ejemplo, encuentro una carta última de Gabriel García Márquez. Fin de la dragontea. Hasta la semana que viene. Escribe un vivo, sentado con su muerte al lado, en el borde de su presente:

G.G. Márquez escribió:
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. (…) Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que les ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres…He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre. He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Ahora he pensado una nueva modalidad de financiación colectiva. De crowfunding. Nada nuevo desde el trick or treat o el caga tió o los villancicos puerta por puerta del bloque. El concepto de que sigas enviando bitcoins ya casi no sigue vigente. Me has atiborrado la cartera virtual que tengo en Electrum. Así que por el momento, por favor, no sigas enviándome bitcoins. Además, he decidido ponerme una DarkWallet para gestionar, en lo que sigue, mi economía criptográfica. Si la cosa se pone seria, a lo oscuro por lo oscuro y a lo claro por lo más claro. Como todavía no ha sido parida mi billetera virtual preferida, faltan meses, prefiero supeditar a su parto la recaudación en este muelle literario. No sabría como manejar certeramente, sin una Darkwallet, toda tu aportación. Se entiende que sin Darkwallet no cabe posibilidad de gestionar tu anuencia al voceo presente en condiciones que garanticen un mínimo aceptable (siempre con ánimo progresivo) de panecastia.

Panecastia, panecastia. Eso es, panecastia. Muy bien, dilo otra vez plis: panecastia. Claro, panecastia. ¿No resulta casi familiar la panecastia? Panecastia, ya está, no pasa nada, panecastia. De la familia los pansexuales. Eso eso es, también. Pansexual. También, también, panecastia, pansexual. Pánico, también, misma raíz, no pasa nada, jiji, jaja, allá van los trans, allá los queers, allá los pan, allá los pos, allá los naifs. También, también, vamos allá los inocentes, ingenuos, los inferiores, los infra… vamos todos allá…

Entonces, vamos a por una financiación colectiva.

Que sea una causa para la rebeldía, que sea una trinchera para articular la toma de consciencia, que sea un sueño para despertar a un pueblo al que durante medio siglo se le sofocó con la losa del poder militar y eclesiástico a donde apunte y aporte esta escritura. Allá que vayan las donaciones.

Eso hice esta mañana. Tomé el montante recibido, gracias por eso, muy gentil, compré cinco quilos de arroz, cinco de trigo, cinco de legumbres, cinco de papas, cinco litros de aceite, cinco de vino, cinco de whisky, cinco huevos, cinco quesos, cinco bacalos desecados y una posturita de cinco gramitos de weed, cinco de miel y dos de azúcar, uno de sal… separada esta cantidad de la recaudación, busqué a conciencia un ratito algún lugar donde depositar cómodamente y con sólo dos clicks (copiar la dirección BTC y pegarla junto a la descomunal cantidad que marcaba el saldo de la cartera) y lo he enviado a…

Bueno, puede uno omitir el beneficiario… pero no pongo dirección BTC al pie del escrito porque tienes que escoger un destinatario por ahí por la red o por tu barrio… ¡dona! Dona sangre, semen… vamos donando, donándonos, vamos repartiendo ese capital ese néctar ese prana ese ki, así un poco como redistribuyendo enseñándole al estado que su labor innecesaria puede menguar en lo relativo a controlarnos a nosotros y dedicarse, hacia arriba, a gestionar la auditoría de la deuda odiosa, a gravar los movimientos hacia y desde los paraísos fiscales, a airear las cajas B de las contabilidades de los partidos políticos, a reinsertar a reyes y reinas, nobles y noblesas en la sociedad de ciudadanos iguales, libres y fraternos, bueno y todas esas cosas para los que el estado fue forjado sobre nuestras cabezas de aldeanos. Ah, mon dieu, mon dieu,… le monde – le matt… Paro aquí, que me pongo muy herbívoro. Luego cuando me veas por la calle sácame las garras, rúgeme un poquito para que me acuerde de lo de la atención vigilante constante y el pies para qué os quiero.

(Momento solsticio de invierno

Tal día como hoy el sol hace una inflexión para cambiar el sentido de su marcha. Antes bajaba, ahora subirá. ¡Que vuelva a empezar! Brasil, tetas pro legalización del topless. España: ley de derogación de la ley de regularización del aborto.

Hay una pausa en la noche. Un momento para tomar una leche calentita con unas pocas galletas. A lo peor queda algún culo de whisky, de agua de fuego, esa agua que beben los que quisieran arder y acabar con un sufrimiento que se antoja inhumano. Demasiado inhumano.

Ahí vamos: literatura para calzarse las botas de siete leguas. Senderos de palabras para colgar fotografías que no se corresponden en secuencia en origen donde son tomadas. Caminitos de memes. Ya estamos en plena Aldea Global y va haciendo poca falta explicar los términos autoabarcantes.

El arte arma cargado de futuro, todavía pienso que la literatura puede contribuir al entendimiento y la comprensión de las diferencias. O, al menos, motivo para querer cambiar el mundo, al juego menos violento que el combate patrocinado por empresas de guerra última generación tech; cuando el campo de batalla está más lleno de comerciales que de soldados sucede como algo parecido a que jesús tenga que entrar con el látigo de cuerdas a sacudir a los mercaderes del templo. ¿Verdad? ¿Qué se puede luchar con espadas si llueve munición atómica? El más valiente de los guerreros no podrá ni siquiera usar su espada para defenderse. No podrá luchar. No hay opción al mérito; ninguna oportunidad de medir fuerzas con el depredador que disputa el terreno. Simplemente muerte o esclavitud. ¿Quién se apunta a mártir? Nah! mucho mejor las comunidades integrales, las cooperativas de caracoles, etecé formas y modos de hablar con el balde… la realidad es programable. Lo real, sin embargo…

Eso sí. Rangos. Por todas partes escalones. Ahí se les pinchara el sistema, como una piscina de goma con agujerito, un chorrito que comenzara a chorrear cash a las periferias… un arpón pitagórico criptográfico capaz de hendirse en la superficie del cuerpo de economía mundo tanto como para que al ser retirado haya provocado una oquedad por donde, piscina de goma, chorrea el líquido monetario… en fin… ahí va… ¡Feliz salto!)

      Quizás ni siquiera en términos generales pueda distinguirse el matiz de layas, mucho menos en lo particular, en nada es posible posicionarse sobre algo perenne. Absoluta demolición de todos los sostenes. Voladura total del piso. De repente, gente flota, gravita, circula, habita un sistema de bienestar curiosamente perfilado en su figura como membrana ad hoc. Acorde la silueta del ciudadano una fuerza, pongamos del tipo de las elementales, tipo la gravitatoria, una fuerza elemental gravitatoria sostiene suspendidos en los hábitos, en los círculos a esa gente que es ciudadana.

Otros, simplemente, excluídos, caen. Otros, simplemente, excluídos, saltan y tratan de asirse.

Curioso lo anfibológico de la cuestión política. Siempre la paradoja jode la nitidez de un panorama de juego erótico mezcla de libido y biopoder. Al final quedan los rasgos del “nacimiento”, la “sangre que has mamao, la leche que has herío”. Y el viaje como punto de fuga, viaje de descenso, expedicionario, pero siempre con “voz de retorno”. Ascensor social en el sentido de privilegio de uso. Lo liminar, lo multívoco, toda esa mierda del cambio constante, del devenir en la impermanencia… de repente unos prefieren libertad a fraternidad o igualdad. De repente otros pretenden fraternidad sobre libertad e igualdad. Ya sabes, confusión, mutación y la ostia de la fragmentación posmoderna, la disolución del Dios, del individuo… Una libertad liberal, una igualdad comunista, una fraternidad anarquista. El socialismo, como todos, salió siendo un descalificativo, Lewroux (¿se escribe asín?) acuñó el término que con el tiempo, vualá la magia imagológica, engendró big bang, creación. Socialismo cuna como una Atlántida de titanes oriundos de Acracia.

Et in arcadia ego.

Entonces, el enemigo se mete dentro y tal. Peleas en la cama, aunque duermas solo. Prácticas: bipolaridad, esquizoidismo, esquizofrenia, descontrol del sistema nervioso para producir hilaridad y trances, y todo ese luciferino enganche de la tergiversación imaginario – simbólica. La copia quiere ser el original, bla, bla, el ente simbólico deja de gobernar el sistema lingüístico dominante, el ente imaginario saliéndose del reflejo del espejo se coloca a espaldas del ente simbólico y comienza a reescribirle el código.

Lo real, sabes, inefable, igual, ahí está. Como si no pasara nada.

Igual, es una angustia, ¿que nó?, le has quitado el cerrajón a tu esfera teológica porque estuvo de moda matar a Dios. Te llueve estro de las Crénides, a raudales, te emborrachas de enteogenia.

Lo real, sabes, inefable, igual, ahí está. Como si no pasara nada.

Sensación dominante: rencor de un coscorrón, dolor controlado, puntiagudo, menguante, de porrazo descuidado con una puerta abierta. Rabia por una hilaración apenas pasajera. La totalidad sería tu Reino, tú serías el ser todopoderoso que se atribuyó hacer la luz, abrir los mares y emerger al mamífero, ser ubicuo, omnisciente principio y causa del universo. Sin embargo, rotas las cadenas humanistas, era psiquedélica científicamente contextualizada, se puso de moda matar al humano. También estuvo de moda deconstruir al sujeto. Hundirlo en el silencio. Por eso un trono y una corona sin un rey y una reina poco sirve más que, digo yo, para atrezzo a un elenco de la farándula.

Y ahí estamos. Técnica en el manejo del instrumento, se forja solo, por el mero empeño un artesano. A suerte que el talento acompaña y la artesanía merece la dedicación, renta y da para mantener en marcha las revoluciones, en plan universal, total, común, de todos, absolutamente asunto de todos y cada uno de los demás seres que comparten el planeta en este preciso solsticio de invierno, a lo escatológico: comer – cagar; cantar – escuchar; bla, bla… ¿has comido hoy? Pues eso…

Nadie dijo que fuera fácil. No lo es. Además, a diferencia de los constructos imagológicos que se basan en la generación de burbujas efímeras con carácter de totalidades, la totalidad auténtica oscila y se retuerce haciendo muy difícil la obtención de patrones o pautas que supongan “caminos reales”, atajos. Y, así, quien quiera peces sin mojarse el culo tendrá que ponerse en manos de proveedores y aceptar sus condiciones. Eso es. Yo no lo he visto, pero un sabio que conozco todavía ha visto gente sacando limo del fondo de los ríos. Allá cada cual con sus macetas, sus bancales o su monocultivo de gran extensión. Panero, el poeta quijotesco, presente. Si se acaba la magia, llega el desencanto. Si quieres magia, hacen falta magos.

Acabo de percatarme de un uso de la vocal o para designar los plurales de sexo. No me parece, a estas bajuras, normal. Es un error. A mí por género no me sale nada. Quiero decir, si me segregas o diferencias por género no me cercenas por ningún lado. Rollito guerrero del Tao: no hay balas, ni cuerno de toro, ni puño, etc. que le pueda atravesar. El sexo ya es otra cosa; por ejemplo qué pasa si desaparece tu libido de tu body porque te chutas alguna historia que te inhiba la segregación de hormonas, de estrógenos. ¿Qué sucede si te quedas sin regla, sin actividad sísmica libidinal catamenial? ¿Tienes un metabody? Un meta cuerpo…

Por si fuera poco, existen paradojas capaces de hacer saltar por los aires la voluntad cuando alcanzas algún concepto, algún momento en plan satori, nirvana, samadi, and so on. Un buen ejemplo de ello es la crítica donde los anarquistas acusan a Trotski de reprimir cualquier movimiento de izquierda opuesto al oficial del Partido Bolchevique. Luego los Trotskistas engendran, entorno judío norteamericano, a los neocons, que retoman a lo católico la doctrina del tal Freeman (chicago boys y tal, ¿Se escribe así el nombre de un arquitecto del neoliberalismo?)

¿Me pillas? O sea, aumentando la velocidad del discurso: un joven tildado de narcicista, psicópata y egocéntrico se planta con el micrófono ante la audiencia y trata de venderle la idea de una existencia Pitagórica de la unidad como aglutinación total en términos y efectos matemáticos acausalizada en la concreción programática de un código compilado en binario capaz de establecer una cadena memorística a la cual, enjambre, radicoma, los “iguales y libres” (¿también fraternos?) envían consultas y reciben respuestas.

La descentralización del poder number one yeah in the world volcado desde las manos de grandes familias, grandes coorporaciones a una masa regular de bloques hash, valga decir: la transmutación en números de la memoria económica de transacciones a través de la red peer to peer de la moneda que el joven con el micrófono trata de vender a su audiencia.

Aquí se engendra la paradoja: dice el joven que lo de arriba es cabalmente anónimo, ¿pero no privado? ¡toma en toa la boca al sistema de economía mundo capitalista!

Entonces, alguien va a intervenir del público para recriminarle o plantear la cuestión paradójica que quiebra, cortocircuita, interrumpe el paradigma que trata de vender el joven aprendiz de imagólogo (¡Cágate el perico joven este claro sucesor de R. Stallman, qué será de éste pollo con cuarenta años más de curtidas intervenciones imagológicas de propaganda de su sistema de economía criptográfico Bitcoin, arriba abajo, en plató y en la taberna!).

Por ahora, simplemente, el joven gurú explica que si se aviene la peña a las suyas, los Estados pierden el control para generar la moneda y, con técnicas tipo coinjoin, trustlessmixing, muy difícil mantener al corriente el superordenador gigamétrico que llaman La Bestia.

Se gastan un pasta gansa solamente en la muralla que protege las instalaciones donde el mastodonte de discos duros traga día a día la información que nos simboliza (económica y, mediante ingenierías inversas, personalmente).

Si internet es como una piscina de goma donde el agua es la información, el PRISM es como una canalera que inyecta la NSA en una de las paredes del Internet para desaguar y llenarle el depósito a la Bestia; si el joven gurú vende la monedita virtual criptográfica que pregona, se generaría un flujo derivado. Para que te hagas una idea: las herramientas del amo no ayudan a desmontarle la casa al amo, pero otras herramientas sí.

Entonces, ¡me encanta acolar ideas usando ·entonces·!, antes de que aparezca el crítico del patio de butacas, Don Durito de la Lacandona, caballero escarabajo con hemisferio de nuez por escudo y clip por espada, cuenta la trama de la IV Guerra Mundial, que venía, ¡Pum el muro de Berlín!, dique abajo, de haberse esparcido por doquier la faz del globo Gea.

Yo me sé de unos que se negaron a entrar en el jueguito del mercado único y del pensamiento único y los valores dominantes y juraron por Alá no tocar materia, ganga, mercancía… solamente por negarse al jueguecito del gobierno mundial y los estados dictatoriales con sus faldas democráticas se les otorga la condición de el enemigo. Alá infieles…

En fin… la idea, expresa Don Durito, con juicio y curtido fragor de la batalla, es la recolección del poder acumulado en los centros metropolitanos, en las arcas de los estados. ¿A quién se le iba a ocurrir que el dinero que les prestaban a nuestros políticos era deuda nuestra? ¡Se lo estaban gastando ellos! jopeta, sollozo naîf. ¡Grandes construcciones desiertas, de museos, aeropuertos…!

Quién iba a pensar que dos décadas después vendrían a perdirnos la pasta al pueblo. Claramente, deuda odiosa, que la paguen las respectivas putas madres que los han parido con tanta sevicia. Ah, ¡veintitrés años de cárcel para el marido de nuestra infanta! Quieren que los súbditos españoles, todos súbditos borbones, seamos buena gente y mira la corte cuanto hedor a corrupción. ¡No sé puede! más queja naïf.

En cualquier caso, eso cuenta la sabiduría guerrera del escarabajo de la Lacandona: primero se concentra y después de absorbe.

Entonces reanudo, pues, el ejemplo, desde el público chincha la voz de un oyente. Le lanza una inquina al joven que sostiene el micrófono que golpea distraídamente la madera del escenario con su bota: “es que resulta que eres un fucking neoliberal porque quieres destruir el estado. Si eliminas la protección gubernamental, zas, jodida barra libre, eso es la Doctrina del Shock, desde Chile hasta la Rusia de Putin.

La elocuencia en la respuesta del joven fue como una tirita, hilo de cirugía, volvió a cerrar el paradigma, ingresó a la audiencia de nuevo en sus términos. Ahí lo llevas, ¿qué pasa? ¿intriga, eh? Pues aquí marco un giro posmoderno, cito y no explico. Uhhhhh,… que falta de sustancia literaria, uhhhhhm que ausencia de rigor gramática.

Salta.

Otro ejemplo, todo cambia, y no sólo entrópicamente. Negentropía en la consideración de que el Republicanismo liberal aunque era la izquierda de su tiempo, con la llegada del marxismo de masas se escororó a la derecha por la propia naturaleza. Lo mismo es primero asá para, con las generaciones, pasar a ser asá. Así de cruda se desmonta la realidad. Hay una dimesión volumétrica de status ulterior, exotérico al cuerpo simbólico. El tejido de la realidad posee cualidades volumétricas muy difícil de expresar en relación semántica.

A diferencia de otros artefactos armentísticos capaces de incidir significativamente en esferas macro, ociosa quedaría aquí una lista que regrese desde la HAARP a los numerosos filamentos que incendió Edison, la diferencia estriba en que la fuerza de la verdad, satyagraha, vale igual para el que tiene como para el que no. Si es condición sinequanum ser WASP para optar al papel de piloto de ultrasónico del ejército de la paz global, cualquier Dogón, si se acoge a la verdad puede incidir en el mundo. La verdad es eso, una fuerza grande. Grande. En resumen, una nota de cierre para quitar el mal sabor de boca, el picazón de la curiosidad insatisfecha, el joven gurú se le refirió a los planos de las pistolas con la impresora 3D. Y, tal, ¿esto era la vida? le diré a la muerte: ¡qué vuelva a empezar!

Quizá no todo el mundo tenga interés en aprovechar una impresora 3D para generar piezas de fusil. Puede haber peña que se copie una teta, o que le proyecte al dibujo un racimo de ondas acústicas sintetizadas.

Yo traigo tres heridas, ¿sabes?, amor, muerte y vida… me va el pacifismo, la noviolencia, la sensación de construcción valiente e ingeniosa en la impermanencia… ¡miserable mi ser hable en piezas, que sean trozos despojos tripas que remedan corazones rotos, las confusiones proletarias, las desorientaciones por la emigración, la inocencia por el adoctrinamiento clerical, lo pusilánime por la exposición a rayos catódicos y emisiones chipirfláuticas! ¡Revolution, it’s time to make a choice!

Muerte, vida y amor, y que todo aquel que sea mi enemigo, todo es de color, que sea mi hermano.

Vida, amor y muerte: que sea que dicen los rostros que se tapan el rostro para que se les vea que desde los primeros tiempos los más lejanos tiempos hasta ahora ha pasado mucho trecho y nada más de pena los últimos quinientos años de pena digna rabia porque se despertó el mono bárbaro pero que antes de esas masacres, holocaustos, megadeths, simphony of destruction, los más primeros dioses fueron originarios de un silencio.

Un silencio posterior a que el dios primero había estado escuchando durante eones.

Pues fue que cuentan los que se levantaron en armas para forjar una paz donde vivir sus pueblos el primer dios más primero anterior a los dioses primeros fue asistiendo a que uno a uno se fueran sumando estos primeros dioses a contarle cosas, a explicarle qué y narrarle cuántos. Estos dioses no se hablaban entre ellos. No se entendían. El dios primero sí entendía todas las lenguas. Los dioses que fueron viniendo cada uno traía una lengua y no sabía mucho bueno nada la lengua de los otros.

Fue que las primeras veces aparecía un dios primero y le hablaba a él, y otro aparecía y aprovecha las pausas del anterior para entrometer la suya para quedarse con el discurso, y otro que viene y sí mucho barullo; se cuenta que el dios primero tuvo que aguantar mucho soliloquio, mucho galimatías, mucha glosolalia. Más todavía aumentó el pandemonio porque no callaban los demonios que habían llegado ya ni respetan turno alguno de palabra ni tanda ni concierto ni cadencia al hablar; cuesta ver cómo hicieron para entenderse, pero el caso es que luego, a lo último, los dioses cesaron de dirigirse al Dios primero y comenzaron a hablar entre ellos. Quizás no se entendían no más se enzarzaban en lo dialéctico y pues ala que femomenal enredo. Gran estruendo de voces. Así, entonces, el silencio. De amor, de muerte y de vida: un grito airado del Dios primero, así dice: Shhhhh… silencio todos ya ahora!!

Todos callaron. Ese silencio es el silencio primero. Emergencia, como propiedad así magia del partes.

Por lo menos, verbo y teorías Lacanianas, la realidad, puro constructo lingüístico puede manejarse al antojo. Basta con un poquito de programación. Siempre con los códigos pasa como con los diagnósticos: contienen palabras de la jerga. En cualquier caso, quien no escribe su realidad (en el sentido Lacaniano) de semántica simbólica difícilmente podrá charlar distraídamente o si se gusta al alcalore con su reflejo imaginario.

La cuestión es clara: si justo o no justo a parte, el ser lingüístico simbólico ahí está entre la bola de entidad imaginaria y, ¡oh magnánime excelsa insigne inefable onda de entidad sin sexo fluctuación vibración propagándose sobre la textura del continuo espacio tiempo: lo real!

Qué feliz encontrar algo que en verdad nunca se había extraviado.

Y nada más… ¡oh, sí!… algo más, como un rostro en el centro de la ausencia: mirar con inocencia como si no pasara nada, siendo cierto que una revolución puede consistir en pulverizarse los ojos mirando una rosa.

Darían ganas que acabe de corroerse la capa esta de sostén imagológico que todavía retiene inflado al reino por fuerza de la costumbre. En nada ¡ganitas! vuelven los tiempos en los que ser pícaro, a parte de obligación, es arte. Porque la relación empleado jefe juega en un tablero de conducta que el pícaro y el oneroso ya no sostienen.

Beware, beware, and beware…

& be naïf

1996 Omega Aleluya!
Y, entonces, ¿Estáis vivos?

– ¿Existe la esperanza de vida fuera del sistema?

– Buenos días, voz astral. Empezamos fuertes la semana. A parte de formularse oscuramente, pues el impulso es a la vida y no a la muerte, sin entrar en metaopiniones, la pregunta como tú la haces es incorrecta. Habríase de preguntar ¿qué vidas pueden llamar a vivirse?, pero, al menos, no uses el singular para referirte al sustantivo vida (multiplicidad por definición) usa el plural…

– ¿qué vidas quieren vivirse y no suicidarse?

– Eso es… y entonces, ¡ta chán: aleph! no puede enumerarse la totalidad de los elementos que componen el conjunto.

– E cosí.

– Sí, es así.

– Y entonces: este fin de semana –cosas que me gusta hacer y que cuando suceden me ponen la ataraxia hecha un flan y me suben el rubor a las mejillas- acabó con mis huesos en un colchón. En el suelo de aquélla que en otro tiempo, durante un lustro, fue mi habitación secreta. Un cuartito rectangular de nueve metros cuadrados. Omito aposta señalar su localización. Le pinté, a brocha y rodillo, una rosa de los vientos con tonos de la gama que discurre entre el rojo y el azul, cubriendo todo el volumen de paredes y techo. Del centro, justo en la mitad, colgaba la bombilla pelada. No tapé el agujero y caían desnudos los cables y quedaba visible el empalme al casquillo. En fin, todo cambia. Ahora, casi otro lustro después, esas paredes son blancas, y no queda presencia de esa señal de los vientos, esa puerta al misterio, aunque, si te acercas, se aprecia la huella de las aristas liláceas aún subyaciendo las capas de pintura blanca. Sin embargo, el misterio, por obra y causa y efecto de quien lo habita ahora, del dueño del colchón, ha invertido su polaridad y se desvela, se procela, se cuenta. El misterio se cuenta en nuestras voces… Este fin de semana acabó con mis huesos en un colchón en el suelo de esa habitación ya con lámpara, estanterías, muebles y ornamentación, estirado con la vista y las orejas resguardadas por los auriculares, viendo y oiendo, emocionado, colmado en el periplo finalizado de otro domingo, ¡otra semana!, de madrugada, en la oscuridad de la noche, a las luces del Faro de Alejandría, casi habitando una dimensión otra fantasmal, ¡ultreya! en busca del alba y después del mediodía hacia el ocaso…

» Hube navegado la transformación del viernes en sábado, mediante y durante la rotación completa, en una cama; ¿sabes? de esas con patas, elevadas del suelo; en veinticuatro horas, lo juro, no hice pie, ni agua, ni pis ni nada… por fortuna, la travesía fue hipostática…

» Surqué el Sábado, en la inactividad vacua, ocasionalmente agraciada con cierta compañía, sutiles y densas visitas al navío, shakti, shakti, shakte (PANFLETO: recuerden, recuerden lo dijo Lorca en el puente: beware, beware, and beware)… al caer la noche varé la cama en un piso apodao “el agujero”. Ya apeado, aguado y meado, aparecieron guiados por un GPS instalado en la luna de Baviera otro par de dos: shakti, shakte. Llegaron el Cid y… y… y…

» Y nos pusimos unas tapitas de setas rebozadas y salteadas, se prendieron unos canutitos (que rulaban…; algunos con boquilla de cartón y otras de algodón), unos quintitos, unos toquecitos y unos cantecitos por los aterrizajes telúricos -continuación natural del tema vuelo selenita o seleno (y volaremos de nuevo…)-, unos estrujamientos de fiblas con Silvio… la última cañita que rula y se mata cuando acaba de hacerse la zanahoria y el calabacín. Al vapor en la olla de bambú, el calabacín sabía como la leche.

» Y, entonces, le cae el agua hirviendo al cous cous y cenamos gozosos…

» … y aderezamos con unas cucharaditas de postre, los cuatro de la misma taza en el centro de la mesa, de arroz con leche…

» … y nos derrumbamos, a pares, en nuestros sueños.

» Y, entonces, amanecemos el domingo temprano y nos encontramos un momentín en el comedor y en unos minutos partimos del Gironés cabalgando la Baviera; ellas dos delante y nosotros dos detrás (nótese la distribución de los yins y los yangs en los asientos de la furgoneta) y nos salimos de la principal justo allá buscando una pista que no aparece, y nos echamos un traguito de agua en tal fuente de la Selva, y miramos un momentín entre las briznas de hierba de aquella pineda a ver si aparecen unos rosellons para la cena (esto ellos tres, porque yo me tumbé con la guitarra a la bartola en un clarito de sol)…

» … y llegamos a l’H y guardamos a la Baviera en el establo bajo una placita…

» … y nos vamos a otra plaza a tramar. Con otros y otras.

» Planeamos cómo despertar ciertos ruidos o clamores o sones. Estudiamos concienzudamente cómo conseguir ejecutar ciertos golpes y redobles y repiques… llegamos a la conclusión de que el compromiso, la autoresponsabilidad, la práctica diaria, la constancia, la dedicación, en fin: el vivir lo que haces es indispensable para crearlo pues de otra forma, lo alieno, no crea ¿me entiende usté?

– Gallardonegro,… ¡Gallardín!

– Zona húmeda, ¿dónde está la tangente?… Odrallagorgen, échame un capote…

– Con gusto, ¡ananda!… acabasteis en un piso, que bien pudiera estar en la metropoli de la París de la boheme, entorno al cajón, al ukelele, a la guitarra, a la darbuka… ¿tengo que citar todos los instrumentos que fueron apareciendo?

– No cal. Vamos a ir plegando alas, aterrizando, es lunes por la mañana, último día de la primera mitad del penúltimo mes del año gregoriano y se debe levantar la semana… Sigo yo ¿puedo?… en corro, cenamos de lechuga, tomate y cebolla… y antes de las doce, con los zapatitos puestos, nos marchamos del baile…

– Y, en fin, lo dicho, apalancado fumando en el colchón de una habitación que otrora fuera puerta o agujero negro a un túnel de espacio/tiempo en tonos lilas, violáceos, índigos, rosas, púrpuras, morados….

– … y ahora es agujero blanco o puerta de salida o cuasar…

– Allí yacía derrotado (en cansancio y desgaste, practicando el noble arte del descanso del guerrero) mientras veía y oía, en verdad, me orientaba con la luz y sonido del Faro de Alejandría: “Otro Fantasma Recorre el Mundo” El Espíritu de Seattle, siempre con la sonrisa en los labios y las mejillas eferesvessesferessvescentes, asistiendo al debate (vaya un Losantos -una década más jóven- torpón en las técnicas de ataque tiburón -es una opiniónLaughing).

– Gallardín, ¿has fumao ya esta mañana?

– Sí, unas migajillas que he barrido bajo la mesita.

– Chao

– Cambio y corto

– Deu.

Fuerza con las penas 1/3 olvidando que soy toro y masculino.

No tengo hoy ni verborrea ni estro para esta dragontea. En el poema 9 del rayo que no cesa de M. Hernández:

Fuera menos penado si no fuera

nardo tu tez para mi vista, nardo,

cardo tu piel para mi tacto, cardo,

tuera tu voz para mi oído, tuera.

Tuera es tu voz para mi oído, tuera,

y ardo en tu voz y en tu alrededor ardo,

y tardo a arder lo que a ofrecerte tardo

miera, mi voz para la tuya miera.

Zarza es tu mano si la tiento, zarza,

ola tu cuerpo si la alcanzo, ola,

cerca una vez pero un millar no cerca.

Garza es mi pena, esbelta y triste garza,

sola como un suspiro y un ay, sola,

terca en su error y en su desgracia terca.

Dos década atrás, una mujer quiere viajar sola del pueblo a la capital. Su marido no la deja. Ella no viaja. Veinte años después, esa misma mujer, pasea sola por las avenidas de la ciudad. Su marido ya la deja. Los tiempos han cambiado.

Esa mujer es mi tía.

Salud y suerte.

Fuerza con las penas, 2/3 voy en este naufragio de vaivenes

– ¿Qué hay amanuense? ¿Seguimos lacónicos como ayer?

– Pues mucho lamento contestarte afirmativamente. Paréceseme que el tiempo se ha congelado y que el espacio también se ha vuelto hielo… no navego, sino pendo inmóvil y me choco contra una pared de nada pero que está ahí…

– Serán las penas…

– Serán…

– Sin embargo, Gallardonegro, el rayo no cesa…

– No cesa…

Tengo estos huesos hechos a las penas

y a las cavilaciones estas sienes:

pena que vas, cavilación que vienes

como el mar de la playa a las arenas.

Como el mar de la playa a las arenas,

voy en este naufragio de vaivenes,

por una noche oscura de sartenes

redondas, pobres, tristes y morenas.

Nadie me salvará de este naufragio

si no es tu amor, la tabla que procuro,

si no es tu voz, el norte que pretendo.

Eludiendo por eso el mal presagio

de que ni en ti siquiera habré seguro,

voy entre pena y pena sonriendo.

Tres décadas atrás, un hombre rellena su afiliación y pasa a formar parte de un sindicato. Durante treinta años se chilla, se chincha, se muerde a la patronal y se consiguen, a la postre, dignidades en el trabajo. Los compañeros más jóvenes no recogen el testigo y, lentamente, va perdiéndose todo lo logrado. Los viejos pierden voz y los nuevos son utilizados y vejados en su pusilánime sumisión. Cansado y defraudado, hoy mudándose en los vestuarios, el hombre se derrota y se resigna, piensa para sus adentros: “Para lo que me queda en el convento…”

Ese hombre es mi tío.

¡Salud y suerte!

Fuerza con las penas, 3/3 Después de haber cavado…

– ¿Qué hay amanuense? ¿Seguimos lacónicos como ayer y antier?

– Pues mucho lamento contestarte, de nuevo, afirmativamente. No únicamente me parece que el tiempo se ha congelado y que el espacio también se ha vuelto hielo… no solo no navego y pendo inmóvil y me choco contra una pared de nada pero que está ahí… además, mi leal doble astral, hoy, siendo mediados de noviembre, ha echo un sol cálido, acogedor, casi entrañable…

– ¿Entonces, no ha sido extasiante ese ratito que te has tomado sentado en una esquina al calor del astro rey?

– ¿Nunca te ha sucedido, en la calma, tras la tormenta, en la relativa alegría que es fría en la soledad de la cumbre, cuando has recuperado el aliento y la polvareda se ha asentado, y regresan las rutinas y comienzan los proyectos y se multiplican los hábitos y el momento pierde profundidad y gana longitud, nunca te ha sucedido entonces que la pena aparece, quizás residuo de los despojos de temores y las tensiones superadas, sosegada y tranquila pero pesada como una losa obturándote el abdomen y presionándote los pulmones?

– Como un eco, Gallardonegro, como una huella de un rayo que no cesa…

– No cesa…

– Y no una pena por ti, sino una pena de empatía, por los que cayeron y los que aún deambulan dormidos y ciegos…

– ¡Quema el rayo, Gallardonegro!

– Quema…

Después de haber cavado este barbecho

me tomaré un descanso por la grama

y beberé del agua que en la rama

su esclava nieve aumenta en mi provecho.

Todo el cuerpo me huele a recién hecho

por el jugoso fuego que lo inflama

y la creación que adoro se derrama

a mi mucha fatiga como un lecho.

Se tomará un descanso el hortelano

y entretendrá sus penas combatiendo

por el salubre sol y el tiempo manso.

Y otra vez, inclinado cuerpo y mano,

seguirá ante la tierra perseguido

por la sombra del último descanso.

Una década atrás, un joven se sale del mundo. Se retira de los objetos y se desidentifica. Se pierde su rostro en la noche y su alma se esfuma en la distancia. Diez años después, un brillo le despunta en la piel. Su albedo. El muchacho, ya hombre, aprovecha la nitidez de la silueta y cierra jurisdicción de su piel para adentro. Y ahora explica, con su escritura, porque ha visto.

Ese hombre soy yo.

¡Salud y suerte!
Fuerza con las penas, Apéndice

– ¿Qué hay amanuense? ¿Seguimos lacónicos como ayer, antier y anteantier?

– Pues no Odrallagorgen. La verdad es que me comería el mundo de un mordisco…

– ¡Hombre! Hoy sí habrá texto en la dragontea…

– Mucho me temo lo contrario.

– No entiendo. Si no te traban la pena los engranajes de la vitalidad, ¿por qué no tecleas?

– Porque estoy alejado del teclado. Estoy mezclándome con la vida…

– ¡Y el rayo no cesa! Como dice la escritora: Lo importante es lograr trascender la realidad, en ocasiones tan tediosa y fea, y volar hacia otros universos que nos acompañan y consuelan.

– ¡Ea! Pues que usté lo mezcle bien! Hasta la semana que viene…

– Hasta más ver…

SONETO FINAL

Por desplumar arcángeles glaciales,

la nevada lilial de esbeltos dientes

es condenada al llanto de las fuentes

y al desconsuelo de los manantiales.

Por difundir su alma en los metales,

por dar el fuego al hierro sus orientes,

al dolor de los yunques inclementes

lo arrastran los herreros torrenciales.

Al doloroso trato de la espina,

al fatal desaliento de la rosa

y a la acción corrosiva de la muerte

arrojado me veo, y tanta ruina

no es por otra desgracia ni por otra cosa

que por quererte y sólo por quererte.

Día sin calendario, desde un lugar sin geografía Iniciarse: hacerse un nombre.

Bueno pues. Aquí está mi cuello, señores grandes -y también señoras grandes- del capital. Lo dispongo, a mi cuello, -¿vieron BraveHeart?- sobre el ripio: ¡soltad el hacha!

– ¿Pero qué charlas, desaprensivo, estás tonto? ¡Cómo se nota, Gallardonegro, mi infeliz heterónimo, que a ti el cuello te la suda un huevo! ¡¡¡Cómo eres mitad sutil, lo denso de la guillotina te la trae al pairo!!! ¡Cambia el discurso ahora mismo!

– Perdonad la crudeza. En otras ondas lo son más. ¿Qué queréis que hable de la otra realidad?

– ¡Vienen las elecciones autonómicas! ¡Socorro, ataque despiadado, alevoso y psicótico de marketing. Pancartas, panfletos, correspondencia, banderas, banderolas, flyers…!

– ¡Balas! Simplemente, hermano astral. Las masas son fusiladas, a discreción, por los entes políticos. Munición, artillería de imagología. Balas Odrallagorgen…

– Bueno ¡paren el carro sus señorías! temple con el timón. La dragontea, en este preciso instante es lo primero. Hay que aprovechar que ayer compusimos las entregas de la semana. Gozo, gozamos, de estas lineas fuera del tiempo…

– ¡Ananda!

– Sí: Ananda. Y ahimsa. ¡Y al ataque -ya lo estaba explicando cuando habéis irrumpido cual gallinas histriónicas- con la vehemencia de la verdad!

– Por ahí sí vamos bien. A mí lo que me sobra es que tú, Gallardín, creación de materia liminar, entre el pensamiento (el mío que soy tu creador…

– aun siendo ahora yo el capitán de esta embarcación…

– …arca que partió de nosotros llevándonos en ella… Caramba, buen Nombre, ¿por qué te subes a la barandilla?

– Calla un momento Odrallagorgen, tú no tienes presencia material ninguna, ni por ende, candela en este fuego, shhh ¡Sí! Gallardonegro, mi Pinocho, mi muñeco de texto, ¡oh capitán, mi capitán!

– Vale, buen Nombre, bájate, te vayas a caer…¿qué decías?

– Pues eso que me sobra, Gallardín, la entrega esa que has comenzado a pregonar ¿rendirse? Nos hemos alejado, hemos visto ¡y ahora chillamos!

– Pero no atropelladamente, con la vehemencia del desquiciado en la comprensión del conocimiento o el sobrepasado en maravillamiento. No, sosegadamente en lo ataráxico, y, convulsamente, en lo freak de nuestro crecimiento ¿o qué?

– Correcto, pero de ahí a doblar el espinazo y solicitar sobre mi nuca el filo del hacha media un trecho…

– Era mera metáfora… juego literario…

– El amanuense tiene propensión al retruécano…

– Bueno… a ver, intitulo: dragontea para un día sin tiempo, ese que es el cristo (el año cero) y que está entremedio de la venida y la ida. Quien lo transita, acordándose y no olvidándose, lo sabe.

– Y entonces, derrotarse es perder una batalla y ser vencido perder la guerra…

– En tiempos de Guerra Total…

– Somos malahierba, o hierba en mal lugar, del bando de los que practican la Asimétrica.

– Yo soy yo y mis circunstancias…

– Tú eres yo, Gallardín…

– ¡Qué pesadito con el complejo de autoría! ¡Qué necesidad de figurar en el tope de los créditos! Al grano. El caso: siendo honestos y sinceros, realistas, prácticos, positivos, empíricos y, casi neoplatónicos: empresar no rinde…

Empresar es la ocupación del amanuense aquí presente…

– ¡Ah! No rinde…

– E, iniciarse, como todo el mundo sabe, es buscar, alcanzar, un Nombre. Otra cosa será luego la vida de ese Nombre.

– Esta nuestra, Gallardín; otra cosa es esta nuestra vida…

– Esta nuestra vida, mi amado -tanto como odiado- Nombre…

– ¿Y pues?

– Voy al mercado laboral…

– ¿Qué dices? ¿Otra vez? Eso significa que yo estoy en peligro. Las últimas veces ni siquiera te acordabas de mí cuando volvías de la oficina y planchabas la oreja contra la almohada…

– ¡Punto en boca! Es lo que hay… empresar no rinde. Desarrolla, efectúa las potencias que nos son propias, nos acerca a quienes somos, nos realiza, nos expresa…

– ¿Pero no rinde?

– No, Nídrallag, no rinde…

– Y por eso, cual celtíbero destronado por el imperio central, rendías mi cuello -no lo olvides Gallardín, mi cuello- al verdugo…

– Pues sí. Ya lo he dicho. Voy al mercado laboral.

– ¿Y por dónde vas a ir?

– Pues por un portal de trabajo en internet. Mira como he razonado. Premisa primera: no tengo teléfono, ni de cuota ni de tarjeta ni fijo ni móvil.

– Yo tampoco.

– A mí es que no me hace falta semejante polución de ondas telefónicas por el ambiente para comunicarme con…

– ¡Ya, porque moras las esferas etéras! Calla. Segunda premisa: no conozco a nadie -aunque no conozco a muchas personas. Sería un placer ponerme en contacto dado el caso…- que no usufructue un aparato de estos. Diferentes gamas, diferentes perfiles de usuario, pero uno, o más, aparatos en su cotidiano…

– Bien las dos premisas… ¡Sorpréndenos! Damas y caballeros, peña y allegados, con todos ustedes: La puerta laboral de Gallardonegro:

– ¡Tachán! Tras documentar la carga de trabajo del proceso de reciclaje formativo que necesitaría para incluir entre mis habilidades curriculares la programación de aplicaciones para los móviles y tras usar la documentación para, efectivamente, incluirla. He echao el currículum a diversas empresas de dicho sector…

– ¿Estuviste, cuando la meteorología lo permitía, currando de manporrero drenando heces y dirigiendo vergas de semental y ahora te vas a poner a crear jueguecitos y entrenimientos sacaperras para iphones y nokias y resto de transnacionales…?

– Gallardín se vende a los amos del mundo… buah ¡¡qué cobarde!! Y todo porque empresar no rinde…

– ¿Qué queréis, se infiere lo inferido de las dos premisas presentadas o no se infiere?

– Se infiere

– Inferirse se infiere.

– Pues eso. Quien se inicia, al menos así lo he aprendido yo en esta travesía y periplo, mi buen Nombre y mi buen lorito, presenta públicamente, a la comunidad, su Nombre -entendida Comunidad, en lo individual, por la familia o tribu; y, en lo colectivo de la aldea global, entendida dentro del dominio, por poner un ejemplo, del espacio común expresado en la obra de ingeniería política que es el modelo de la segunda república española- y lo posa…

– Hoy en día ese posar debe ser muy dinámico…

– … y lo posa en un hueco de la comunidad. Vale decir: ¿cómo te llamas, buen Nombre?

– Esta dragontea, Gallarditonegro, Gallardínnegrito, no vale, no cuenta, no existe, no tiene tiempo… ni respuesta. Aquí finaliza. Adiós. FIN

– ¿Se ha acabado?

– Shhhhh, calla. Sí.

– ¿Ya no volaremos de nuevo?

– No, porque estaré haciendo aplicacioncitas para móvil…

– Callaros. Eternamente, callaros. Chitón.

– ¡Pues vaya aterrizaje telúrico! Una al trimestre puede caer…

– Ni una ni ninguna, Odrallagorgen. Si nos metemos en el mercado laboral hay que abrir el ojete, ponerse lubricante y dejarse penetrar. Por completo. Por completo. La vampirización -qué más contar a estas alturas del peregrinar, ya visto desde el finisterre, en un presenciar, al disco dios caerse bajo la mar- la alienación es total, ciento por ciento.

– No te pases heterónimo. Noventa y nueve por ciento. Si existe ese uno por ciento hay lugar para la dignidad, el honor: es el clavo al que agarrase cuando todo arde. Son mis fuerzas asimétricas, Odrallagorgen, no las vuestras simétricas, las válidas allí. Ya te dije, vine a matar a Gallardonegro… Tú puedes venirte subido en mi hombro, Pepito Grillo.

– De grillo nada. Si acaso gorrión. Eso dices ahora, pero luego te olvidarás de los dos. Plegarás alas y te pondrás sedentario a montar la matriz. Le pegarás la agenda, las listas de tareas. Olvidarás completamente nuestra existencia; ¿es posible que dentro del mercado laboral no haya todavía cobertura espiritual? En fin, es verdad. Se acabó. Al final, tonto de mí, pensé que tú eras el muerto. Como íbamos surcando la mar, sin huella, ni rastro, ni estela tras borrar…

– Y vamos, y vamos navegando. El mejor marinero era yo… pero tenemos que varar para entrar…

– En el mercado laboral, ya… ¿Y la Ganja?

– Para esos lares mejor Ginseng que Ganja. Bueno, bueno. ¿Nos callamos de una puta vez? Estoy meditando. Silencio.

    Concentrar la atención en un punto unos grados elevado respecto al plano del horizonte. No dejarse capturar por las voces, el río fluye, es vida la que se vive mediante -y durante- nosotros, a pesar de todo y a pesar de nada…

p.d. @ Selbor: Perdona por lo de “no conocer a nadie que no utilice móvil”… al fin y al cabo, compartir es viure…

(7, para los lunes)

Sorpresita: Extremoduro ha sacado nuevo disco… para todos sus públicos… yo es que sin música no tiro, ¿eh?… ¡qué borde era mi valle…! ¡vamos a robar cerezas! ¡cada vez más lejos, cada vez más dentro!

Las hortalizas limpias y cortadas, el agua hirviendo, la lentejas en remojo… una taza de caldo junto al teclado. Dentro de cuarenta y cuatro días el Sol habrá bajado a su sima, inflexionará para renacer de nuevo… abrazo social.

¿Cómo se puede votar a quien se desprecia? Votar es un derecho, no un deber. La abstención no comporta la abjuración de la condición de ciudadano. Uno puede alegar ignorancia y miedo a la libertad política para abstenerse de secundar en las elecciones del show parlamentario.

Municiones Trevijanas (Teoría política de un republicano constitucional que, en la línea wu-wei: la acción de la no acción, comienza el desarrollo de un esquema de acción, teoría de la acción constituyente, con la primera propuesta de acción que sea no-acción: abstención electoral.): Libertad colectiva, democracia formal como reglas de juego.

Cinco de noviembre, recuerden, recuerden… La II República no tuvo separación de poderes, aunque hay que reconocerle la representatividad ante el sistema monárquico. Facciones políticas que son enemigas de los ciudadanos; según esto, el político no se corrompe cuando roba sino que actúa de casta depredadora, jauría, manejando sus dominios.

Hoy acabaría esta dragontea pinchando la canción corpus de Vita Imana, o poniéndome una película de Kim-ki duk o, no, ya sé, quisiera que el lector se alejara de este escrito tras haber pinchado Lactho drom en el reproductor de vídeo… así lo hago yo, dejándola sonar de fondo; al comienzo de una nueva jornada en la oficina; abriendo el entorno de programación, el IDE; el sistema gestor de bases de datos, el SGBD; abriendo un editor de texto ligero, abriendo un navegador del sistema de ficheros; conectando con un cliente ssh a los servidores de producción y de desarrollo; abriendo un navegador web en las redes sociales; conectando el cliente PLN y el de IRC; maestros canteros, así en la tierra como en la sustancia digital. Clanes locales de picapedreros y sabios constructores. Día a día, noche a noche, viviendo… ¡beware, beware and beware!
Addendas desde el cuarto IV Mundo… para la opinión intergaláctica:

a)

Año 23, Ley de adverso dictada por un dictador italiano, tras las elecciones generales en esa democracia, el 20% de los votos ocupa el 55% de los escaños; ley de sistema de elección proporcional, listas de candidatos. Colocarse en el estado, repartirse el botín. Chupar, cada mañana, cada noche.

c)

El voto en blanco se cuenta en el número total de votos. La abstención pronuncia la voluntad de rechazar el sistema electoral completo. Representantes de distrito, un diputado por distrito en lugar de las listas de partidos. Desligitimación del régimen con cotas de abstención del sesenta por ciento.

e)

El corazón, en el centro, asiste a la manualidad y a la idea de vivir. Nueva era para la izquierda: sexo, ecología y espiritualidad vs. familia, patria y trabajo. Brigadas político sociales vs. elencos de artistas surrealistas pánico.

f)

Otra semana más. Un monje zen ora cara la pared, junto a sus compañeros. Pierde por un instante la concentración y recibe una bastonazo en la espalda seguido de una reverencia. ¡Vamos a robar castañas!

d)

Si estuviera en un estudio de radio en lugar de en una columna literaria, sin música no se puede ¿eh?, pincharía ahora a El son de la chama, tema: ponte.

Anuncios