Estimados familiares:

Os escribo esta breve epístola, en un ínterin laboral, un mediodía, –eso sí, muy soleado y cálido de invierno, de esos que, horas encerrada en la oficina, en tan solo unos segundos de brillo solar en el rostro, ni que sea anclándome en la acera, pegada a la fachada, ante el curso de peatones, y ante la marea de polución acústica de los autómoviles sobre el adoquinado pavimento que cubre el mar y tan buen uso como armamento ofrece al pueblo en derecho de rebeldía, entre el toldo de una charcutería y la caja de una furgoneta estacionada, un raquítico rayo de sol, justo entre una farola sobre una plancha publicitaria de campaña electoral y la escueta obertura que se abre vacía entre los balcones de dos edificios con quinto y ático; cuando Helios, que viene con Hémera, le regalan a una unas caricias de energía una recupera la sensación de vida, de presencia, de serenidad… ese ponerse cara al sol no es el mismo ponerse cara al sol mientras otros con la mirada en el suelo trabaja de ídem a ídem. Ahí, Franco hizo bien en cepillarse a Primo, eso dice mi abuela; yo no tengo idea del asunto. No me lo inquieran que mi abuela ya falleció y nada más tengo ese dato.– ni que sea en estos instantes, una lleva un libro rojo en el bolsillo, y no lo lee ni lo saca porque ya se lo sabe de memoria, y le basta que esté en el bolsillo; más que por su valor de uso como dispositivo de lectura analógico por su valor sentimental o simbólico emancipador. Porque ese libro en el bolsillo es la simiente necesaria para plantar en su maya de pensamiento en cinco reglamentarios minutos –los que tarda en apurar el batido y la madalena–, en plan tecnología sin cables tipo bluetooth, y germinar y florecer y abrir un bosque donde guarecerse. Todo un mundo, tan real y estricto como lo son las utopías coherentemente desarrolladas desde las bases de pensamiento racional, y como lo son las ucronías convenientemente depuradas en la verdad a toro pasado y además, repasada, despoblada de errores de subjetividad; todo un mundo en el que una mantiene viva una dignidad chisporroteante encendida en una llamita que arde suave sobre un madero; y que una trata de que no se le apague aunque, o malque, una sea súbdita de un país al que llaman P.I.G.S. y soplen fuerte los lobos para intentar derribarnos, como en el cuento, nuestra Casa de Todos, oikos; y, soplan los lobos porque nuestros nomos, administradores, de corrupción son hartos como jauría depredadora, y ellos que deberían ayudarnos a construirnos casas de piedra resistente, las construyen de palabra hueca, sí muy basada en la carta de derechos universales del hombre pero que se vuela al momento cuando soplan los vientos de la burbuja inmobiliaria y fiebre del ladrillo y crédito basura hipotecario, muy débiles ante el empuje de los lobos finacieros, reformas de la constitución para entrar en Maastrich y para disminuir el techo de gasto social; y, así, de regreso a ese otro mundo, una recoge, comprime, involuciona, recoge las piezas del juego y las guarda en su estuche y guarda el estuche en el armario, porque fuera de esta escena-personal-portátil de pensamiento-imaginativo, mero constructo P.N.L. –dentro de tres minutos veintiocho segundos– una tiene que volver al paradigma del pensamiento único, habiendo, ya digo, que recoger, que sublimar el bosque, lanzarlo como sígil al interior del inconsciente; el libro en el bolsillo, ataraxia; y una tiene que marcar el código en el portero electrónico de la oficina, recuperar el puesto en el escritorio, reanudar el trabajo… os escribo porque pienso que nada más vosotrosfamiliares de gente entregando su tiempo en la tarea, si se quiere, ¡qué menos!, prometeica de tablillar mínimamente la fractura antropocéntrica que provoca la presente época de cambio, de crisis de civilización de desorden casi total, pujante. Desorden en el sentido inverso (menos mirado de arriba a abajo que de abajo a arriba), “que se españolicen ellos” Unamuno. Perdonen que le cite.– resonaríais los significantes que escojo en lo hondo de vuestros significados íntimos. Porque creo que sois vosotras de las únicas intersecciones en el conjunto de referentes que pueblan mi imaginario.

Habida cuenta, soy niña yuntera mucho antes que niña escolarizada en el sistema educativo público español. Me parece que solamente ustedes familiares de los prometeos entenderán una especie de epopeya, de lucha, de arder, de escena final de la trilogía Matrix, con Neo incendiándose en el centro del enemigo, total entrega, total fusión, quisiera Fukyuma en las páginas finales de su tratado aniquilador de la Historia realizar el sueño marxiano por transmutación del capitalismo, desde dentro. Ese entramado, ese sistema que estalla. ¡Qué acto prometeico!

Y, bueno eso, ¡Abajo el blanquismo! ¡Arriba Keynes, pero arriba poco y lejísimos! ¡Abajo John Ford, pero que deje ahí los medios de producción! ¡Arriba Tesla, sus bobinas en particular; pero todos sus cachivaches de energía infinita en general!

¡Arriba los profesionales que proveen los servicios indirectos del salario global; alimentación, sanitario, educación, arriba ese personal! ¡Abajo los Chicago Boy’s, la City de London, Shangai; el progresismo sin fin; y arriba la familia Morente cantando en el epílogo póstumo a Enrique eso de: “primero conquistaremos Manhattan y luego conquistaremos Berlín”!

¡Abajo el día del padre, arriba el día del huérfano! ¡Abajo Friedman y su puta madre, arriba hacker murciélago! ¡Abajo el neoliberalismo, la oferta, las reducciones salariales; los recortes en poder de acción social del Estado; abajo las multinacionales, el mercado único, el naturalismo desenfrenado, el fisicalismo sin alma, abajo los p-zombies, arriba el Único de Steiner, y ¡ante todo mucho calma!; un neoexplosivo de Orsini, códigos virales, autopropagables, autoejecutables, infiltrados en los observatorios del PRISM, netbots programables, ciegan al ojo de Gran Hermano en un plis, esperadles!

¡Caña a la auditoría y al quite de la Deuda Pública! ¡Arriba los filtradores de todo acto impúdico, Openleaks apaña a Wikileaks! ¡Abajo AEDE y la retirada de GoogleNews España y el cierre de los agregadores de noticias! ¡Arriba meneamé, arriba las redes p2p, abajo los Felipes y las Leticias!

¡Abajo la desnaturalización del patrón-oro y la Reserva Federal de los E.E.U.U., arriba el viento del Amanecer y Eo, Tony Gatlif, el romaní, y el fin de las chungas guerras púnicas!¹. ¡Sastipen talí! ¡Korkoro & kokoro!

¡Que salgan las matemáticas de las facultades de Economía, que entren los cadáveres de las humanidades del Plan Bolonia, que esta no sea una contrareforma tardía, que entren esta vez menos patético-enfáticas que prosaico-pragmáticas, que regresen las personas al centro de las personalidades! ¡Abajo las finanzas, los números fiscales, abajo los papeles y la cuchillas en los alambrales de los términos territoriales! ¡Arriba San Agustín, la Ciudad de Dios y los arrabales; arriba Fernando, el vino, la tertulia… y la entropía, viva el mineralismo!

¡Arriba Vicenç Navarro, abajo el gasto fiscal! ¡Arriba la bandera que ondea nómada entre sedentarios la rueda del carro! ¡Abajo la presión fiscal! ¡Abajo los tres años de reinado con la pena capital! ¡Arriba las Madres de mayo de las plazas argentinas! ¡Abajo la Transición y los collares, fuera perros, miau, arriba la gente de paz! ¡Arriba el Frente Popular; abajo el 23-F y la financiación a la corona borbona del Sha, la “Iniciativa de defensa estratégica” de Reagan, la agencia EFE y la connivencia imagológica contra la imagen pública de Assange!

¡Arriba que los pueblos no olviden el crecimiento global promedio de la zona O.C.D.E. –ni a las excavadoras– regresivo en la segunda mitad del siglo XX,…

… abajo la Globalización, abajo la O.M.C., los Fondos de Alto Riesgo, las Agencias Calificadoras! ¡Abajo Fukuyama, arriba Tomas Moro! ¡Arma tu mente! –¡Can Vies presente! ¡La información es shock resistente! ¡Contrasta tus fuentes! ¡Ellos tienen miedo de un planeta mazorca, ellos temen a la horca, la guillotina! ¡Nosotros tememos a la hoguera; y yo me sumo a Cuervo Ingenuo cantauor de cantina, entre todas yo la prefiriera!

¡Abajo la O.T.A.N. de 1986 (abajo el Tratado_de_Lisboa; ¡cuánto dinero que podríamos dedicar a gasto social, ¿véis?!) pero más abajo su reestructuración de 1999 y la posibilidad de intervenir en cualquier parte del tenderete! ¡Abajo Alvin Toffler y su opresor difuso, arriba Génova y Seattle festivo y combatiente, arriba el Foro Social Mundial, abajo el Foro Económico Mundial y el Ge Veinte! ¡Hoy es el día, ánimo a quien casi muere de hambre, arriba Fermín Salvochea, los cantones, las federaciones OpenID y las redes php Elgg-Lorea! ¡Sigue sin limpiarse esa sangre, Diaz!

A dos kilómetros de la frontera con Córdoba,

Laura Avellaneda,

estudiante de Ciencias Políticas y Bellas Ingenierías en la universidad de los Números y las Ecuaciones de la Grande Estepa entre las Arcadias del sur de Europa (U.N.E.g.A.S.E.) .

¹ El Delegado Cero le pide a Sabina que le acabe una canción, yo, con lo de arriba, se lo pido, cuando comienza el año veinte y ún contados desde el alzamiento, se lo pido a los de Riot Propaganda. Petición, hecha, en esta carta abierta.

P.D: Acuérdense de gritar ¡agua, agua! para que todos salgamos al quite cuando los prometeos de la III Guerra Mundial consigan arrebatarle el fuego a los dioses. Ámenles ustedes, cuídenles, para que hagan lo suyo, y se den prisa en aparecer en las plazas con La Llamarada.

P.D.2: Yo quisiera ya embarazarme de mi marido y parir los niños en el nuevo mundo. Contacten si alguien necesita una escalera para subir al madero. Se disponen distintas medidas según mártir.

P.D.3: Acabo de releer la carta y me doy cuenta de que me he dejado embriagar por un panglossismo de aúpa. Tal vez, ¿qué me decís?, tal vez vuestros prometeos nunca consigan robarle el poder a los Senadores virtuales (profesor Chomsky, aquí); quizás valga la pena más hacer como Martín en El Cándido de Voltaire, olvidarse de utopías y mundos mejores posibles y pasar una buena tarde de libre albedrío escuchando buena y sesuda música, verbigracia, panglossband.bandcamp.com o http://www.nanodiaz.com/tag/fausto-taranto/. No sé, escribidme que me quedo muy desangelada, ¿lo conseguirán?

Anuncios