Fabricando el consenso

Esta semana, espero, trabajaré el material pedagógico de “la historia de la música”. Se trata de remontarse hasta la prehistoria y trepar el tiempo a través de personajes.

      a.d.:

Suena un podcast de es-Radio. El programa de los miércoles es-Crónica, dentro del espacio es-Sexo de Ayanta Barilli. Trata de Henry Miller. De la revolución sexual.

En el pecho veo nítida una querencia. Tengo en el pecho un querer. Querer que los mecenas me levanten la vida donde yo levantar la obra. Eso, o…

Eso o hacer del cuerpo el cuerpo del poema.

Olas vs. idea de progreso

Seguimos.

Seguimos, pero, en mi particular, teniendo claro que no continuamos estrictamente lo de ayer sino que vamos, a olas, palante y patrás.

Y, además, seguimos cuando “seguir” significa reponerse de la pérdida, resignarse en la ausencia, aguantarse la rabieta por habernos quedado sin Carne Cruda. Tú sabes…

Tú sabes cómo se fabrica el consenso.

Tú sabes que en la resistencia la “idea de progreso” no funciona en absoluto. Las bolsas de resistencia insurgentes que afloran por el mundo repiten una y otra vez un ciclo de germinación, visibilidad y, entonces, censura. ¿Qué idea de “progreso” alberga en la mente un kamikaze?

El que se chiva, quien le dice las verdades al poder, la paga. Esto ha sido así desde tiempos inmemoriales; desde, por ejemplo, que Sísifo delató a Zeus porque este había raptado a Egina, la hija del Asopolo.

Como castigo por irse de la lengua, Zeus fulminó a Sísifo y lo precipitó a los Infiernos, condenándole a empujar una roca enorme hasta lo alto de una pendiente. Tan pronto como la roca llegaba a la cumbre volvía a caer, impedida por su propio peso y Sísifo tenía que empezar de nuevo.

No cabe “la idea de progreso” a menos que desechemos la idea de finito en favor del concepto de infinito… obsérvese la viñeta tres de esta tira en la que los puntos A (abajo de la colina) y B (arriba) dispuestos en serie tienden al infinito:

De http://www.arrakis.es/~mcj/sisifo.htm

Hemos de imaginarnos al Crudo, entonces, allí abajo en los infiernos, junto al resto de censurados. Un inframundo que en el caso de las radios equivale, digo yo, al silencio, o, si no al estricto silencio, al murmullo de las radios libres e independientes.

Por lo menos, ¿verdad?, el Poder le ha retirado el micrófono pero conserva la vida.

Isis sin velo… ni rostro ni ropa.

“Quítate de la ventana que voy a suspirar” -canta Estrella Morente la zambra popular- “mis suspiros son de fuego y te pueden abrasar”.

Suspirando fuego sigo la semana… martes… hoy traigo dos notas, dos reseñas, dos apuntes. Ambos relativos a mujeres. Ambos enmarcados en la insurgencia. Pero también en el espectáculo.

De un lado, el siniestro, el dionisíaco, hacer notar, reseñar, apuntar a la situación de Pussy Riot. La banda rusa de riot grrrl que tiene problemillas con la justicia de Putin por haberse expresado musicalmente en un edificio religioso donde, al parecer, no se permiten esas expresiones. A saber por qué…

Efectivamente, el pasado 21 de febrero, fuera de programación, como acto performativo, aparecieron con su “rezo punk” en el altar de la catedral Cristo Salvador en Moscú. Lo cual no ha sentado bien a la élite que ha creído oportuno considerarlas terroristas y cargar contra ellas todo el peso punitivo de la ley.

¡Free Pussy Riot!

Y del otro lado, el diestro, el apolíneo, quiero hacer notar, reseñar, apuntar a las andanzas de Jill Love, quien como directora se hace llamar Love Jordina.

A raíz de su performance en el congreso, el 25-s, la activista, quizás con el ánimo de promocionar su película Saving Isis (¡habrá que verla!), ha saltado a la popularidad. Love, de 27 años, le toma el testigo a la revolución del amor de los años sesenta.

Abanderada de Isis, Love ha declarado en una entrevista:

¿Y qué es Isis para ti?

Desde que conocí a la Diosa Isis mi vida es está llena de armonía, protección, amor y salvación. Isis es la diosa de los 10.000 nombres. Ella es la Madre Naturaleza, la que nos da la vida y nos alimenta cada día, nos da cobijo y nos mantiene protegidos.

Isis es la respuesta femenina a Dios. El mundo ha sido llevado por hombres y sus dioses masculinos hasta ahora. Ha llegado el momento de volver a nuestros principios, cuando era la energía femenina y sus diosas las que aportaban el paraíso en la tierra, sin guerras, ni ira, ni violencia.

Esta semana, una revista española le ha hecho su portada y le ha publicado un reportaje de desnudos.


El vacío, pragmáticamente.

Nadie podrá discutir a día de hoy que nuestra sociedad se ha convertido en el imperio del reduccionismo, del materialismo, del pragmatismo. El Pensamiento Único y los valores que dominan arrasan cualquier intento de verticalidad, de profundidad, de espiritualidad.

Un ejemplo, ripio y nimio entre miles, sería el argumento que esgrimen las empresas de armamento –de entre las que España ocupa el séptimo lugar en el planeta– para legitimizar o justificar sus ventas. Quiero decir que no se le pregunta al cliente: ¿usted es malo o bueno? para valorar si puede transar o no. En el mundo que tenemos todavía hoy (no quisiera yo creer que “cualquier tiempo pasado fue mejor”) la economía copa cualquier moral, ética o estética.

De todas formas, me parece muy importante remarcar la disociación entre “lo que la sociedad marca y el cómo desea rellenar a los habitantes” y “lo que los habitantes, a pesar de la sociedad, marcan y rellenan”. Aunque el medio esté ocupado chatamente a modo de rasero por el sistema, hay muchas personas no chatas. Verbigracia: las que rellenan su vacío interior con la sustancia de la fértil y sagrada voluntad de la Diosa Isis, la diosa de los diez mil nombres.

Un vacío psíquico, sin materia, que, por mor del ambiente, ahora pretendo argumentar pragmáticamente en tres layas:

      a) Efundimiento meditativo, nesciente o patológico de las demarcaciones racionales.
      b) Amnesia / enteogenia. Entendidos como opuestos.
    c) Orgasmos: sima /cima.

En algún sector de las bolsas de resistencia, a partir de lo raso, lo material, lo chato, habrá, entonces, que distinguir entre “los alzamientos ascendentes hacia los dioses masculinos y los principios activos” y “las excavaciones descendentes hacia los dioses femeninos y los finales pasivos”. Vale decir: dada la insurgencia, ¿qué rellena un vacío ocupando el lugar del hombre que la sociedad quisiera rellenar en mí?

No puedo comprender mayor pragmaticidad en el uso del vacío como sustancia previa a la emancipación y la libertad.
¡Oh astro…!

Jueves, sigo vivo.

No es poco.

Seguimos vivos. A trece millones de españoles, ahora mismito, tampoco debe parecerles poco.

Mira, navegando por internet, haciendo carambolas de hipertexto:

13 millones de personas y 13 millones de euros. ¡Óle qué pareado de enlaces! ¡Toma ya pura web semántica!

Llega el otoño. Lo caduco, ya sabes. Lo perenne: ¡también! Siento una gratitud inmensa.

Si uso mi yo como espejo, aprender es infinito.

Y vuelve, eternamente, la gratitud.

¡… fóllame!

p.d. (a los banqueros, las coorp, etc…) : ¡caga tu també!
El arte es un futuro cargado de alma

Mañana

¡Viernes! ¡Tengo una cita a ciegas! Pasearemos. Iremos al cine, a la sesión de la tarde. Película: NADAR. Quien me ha invitado a la cita, me ha asegurado que tras el visionado, la conoceré de pe a pa. Hace mucho que no voy al cine acompañado…

Madrugada

Cuando, hace ya una década, investigaba las teorías sobre los arquetipos colectivos del modelo psíquico de Jung, no podía imaginar lo imbricado de su naturaleza, a modo de escamas que funcionan como coraza de un ¡pez!, y los lazos tan profundos que establecen entre ciudadanos viviendo bajo el paraguas de dichos arquetipos.

La persona que me ha acompañado al cine participa, de pe a pa, de los arquetipos que vertebran la historia de Carla en la película “Nadar”. Ella y tantas otras.

De doble dimensión humanista y política, en la película de Carla se cuenta la historia no oficial, “la Historia no escrita por los vencedores”. Y se manejan los arquetipos colectivos siniestros con una mano izquierda brutal, siempre ceñidos o enmarcados o sostenidos en el hilo de una historia personal, particular, propia de Carla y sus allegadas, quizás, la manera más honesta y humilde de enunciar la objetividad, de tratar los temas comunes. Hacerlo ¡egográficamente!
El arte es un futuro cargado de alma II

Egográficamente…

Hablar tú y hablar de ti para que la voz del pueblo suene… sobre todo cuando bajo tu apariencia de “normalidad”, bajo tu apariencia de “salud” se abre un abismo de silencio. Sobre todo cuando tu historia, es decir, cuando la historia de la que tú desciendes, no se recuerda, se entierra, se calla.

Silencio, ¿ya sabrás?, clandestino, pudoroso, sanador. Un silencio particular, familiar, íntimo, heredado y privado que así tomado de uno en uno no es nada, es como polvo. Pero que en común, es el silencio de la Voz dormida de un pueblo.

Que, vemos, visionamos, ya va despertando…

¡Nada! A seguir vivos… ¡buena memoria!
Manufacturing consent

Siempre, siempre, siempre, hasta tres veces siempre, recuerda recuerda, la naturaleza trina de las palabras.

Muy importante que los “significantes”, en tanto signos, símbolos, grafemas, no queden presos dentro del Discurso del Pensamiento Único. Son llaves. Uno puede querer meter la llave en más de un ojo de cerradura. Si la misma llave funciona, uno puede querer abrir otras puertas, sin perjuicio de la Puerta del Pensamiento Único.

En relación a lo anterior es que pienso que la Lingüística es un arma de las cargadas de futuro y que no ejercen la guerra de forma violenta.

Se entiende que el “significante” apunta o significa a “referentes” varios, a través del puente semántico (la idea platónica) más o menos único que es el “significado”. Por eso, el mismo “significante” puede apuntar a un referente dentro del D.P.U.y a varios otros fuera. Lo de la llave y las puertas.

Por otro lado, el consenso es la virtud del pueblo de establecer un Discurso. ¿Verdad? No de establecer el Discurso, sino, mero, discursitos…

El pueblo casi nunca se toma como totalidad completa. Sino que el pueblo se expresa en consensos más o menos consensuados entre números grandes o chicos de personas consensuantes. ¿Es así, no? La voz del pueblo no es una sino un mar de consensos…

Un mar de consensos, grande y libre.

Manufacturing consent. ¡Hasta la semana que viene!

Hay una cita, desde que arrancó el curso tras el verano, cada noche de lunes a jueves, de 23:00 a 00:00 en RN3, con el fuego y con la ira. ¡La noche es nuestra! Puedes imaginar, si quieres, al escritor sentado de lunes a jueves, escribiéndote esto con el Vuelo sintonizado…

      a.d.:

Había dedicado una vida entera a la búsqueda de una pregunta. Había preparado conzienzudamente aquella velada. ¡¡¿Cuál no sería mi espectación tras formulársela al maestro?!!

El maestro respondió: Mu. Cerró la boca y luego bajó los párpados.

Misterio

¿Cuántas veces has pensado en comenzar un lunes chillando? Fucking Hostile… ¡Vuela, vuela fénix y álzate de tus cenizas! ¡Poder de la música que alienta nuestras almas!

Kaos nunca muere…

Misteriosa es la entrada del tiempo, a cada instante, en nuestros cuerpos, en nuestro espacio. ¿De dónde procede cada instante del tiempo? Tan preciado tenemos hoy el Tiempo que no cabe, casi, perderlo respondiendo a esto… Estoy de acuerdo en que quizás responder a esto es perder el tiempo, pero, ¿acaso preguntárselo no es ganarlo?

Misterioso es, abajo, bajo el run-rún de ideas arriba en la cabeza, bajo el cuerpo carnoso, abajo bajo el fuego químico, misterioso es el vacío.

Los lunes al MÚ… los mineros ¿a qué mina?, los albañiles ¿a qué obra? Me estoy acordando ahora, con sarna que pica, del “Mire usté…” aquel que gruñía Aznar “¡España, va bien!” durante la gestación de la burbuja inmobiliaria.

Comienza la dragontea 4rta de 125. ¡Concretos días!

¿Por qué?

Porque mú.
Aprender

Uno, de martes, puede “fer-se creus” de la cantidad de procesos que en nuestro organismo se suceden solos. Solos. Cada uno de nosotros posee una naturaleza interior rigiendo todos esos procesos que se suceden “solos”. No tan “solos”, entonces, nuestra naturaleza interior se manifiesta a través de ellos.

A mi naturaleza interior me encomiendo… ¡Inspiración y Dharma! ¡Vacío y fuego!

De igual manera, ¿cuántas cosas suceden en el mundo, vaya, están sucediéndose en el planeta justo ahora mismo? Solamente, de entre millones, una acción más que sucede es esta escritura. Y, cómo no, también, tu lectura. Ahora mismo.

Desear

A.D.N. como resonancia de cuerdas… entorno y vibraciones.

A.D.N. como hélice de trenzas que capta, eléctricamente, la vibración resonando en el entorno. Tomando “captar” en el sentido en que captan cualquiera de los otros cinco sentidos.

Hablo del A.D.N. que, de ácido, estructuró helicoidalmente Francis Crick.

Código:
no deberíais permitir que vuestros científicos llamaran a los espaciados entre emplazamientos activos del ADN, “ADN basura”, pues en realidad, son los armónicos de esas secuencias de espacios lo que permite a tu ADN ser electricamente coherente. El problema es que muchos científicos, tristemente, no se dan cuenta de que el ADN es mucho más que una pieza de juguete para conectar proteínas. El ADN es, de hecho, un generador de mini agujeros negros que está diseñado para que, doblando (plegando) la gravedad, podamos tripular tornados y luego estrellas. (Dan Winter)

A.D.N., también, como árbol de corazones.

Entonces, “Aprender”: permitirle a la naturaleza interior asirse al mundo.

El nido del Ser (ii).

A vista de pájaro: ocho o nueve grandes visiones culturales del mundo (o civilizaciones): occidental, latinoamericana, africana, islámica, sínica, hindú, ortodoxa, budista y japonesa.

Niveles de realidad (desde atman a brahman): terrestre, intermedio o noosférico, celestial, infinito.

Niveles de identidad (desde atman al único sabor): cuerpo, alma, mente, espíritu.

En el continente de los bárbaros, la Historia tiene que volver a empezar y, como sabéis, el Señor tiene que arrasar con las aguas, de forma que después del diluvio empieza otra vez la Historia. Quizás lo que continuamente se desinstale es el acceso al caos vía visiones holísticas, con holones en lo egocéntrico, sociocéntrico, etnocéntrico y mundicéntrico. Y los pueblos que olvidan su propia historia la repiten como en un limbo eterno. No generan memoria los pueblos si no construyen cadenas de bloques de información y los distribuyen de par a par entre los miembros del colectivo y mantienen las cadenas coherentes o consensuan la legitimidad al producirse discordancias deviniendo entre generaciones. Desde los átomos hasta las moléculas, las células, los organismos, los ecosistemas, la biosfera y el universo la memoria mantiene y genera continuamente la vida.

Extraño adorno cubre de punta a punta el domicilio familiar. Una librería recubre cada una de las paredes como si un pulpo saliese del salón por los pasillos a cada habitación. La misma estantería parece continuar tras cada esquina. Es a través de los libros que saltas paradigmas y copas mi dimensión. ¡Oh, peregrino, tampoco yo recuerdo ya de qué Isla vienes! Y de pronto, en uno de tus cuadernos viejos, anotaciones de la lista de nombres que una diosa te dictó. Nombres de inocentes que habían partido de inocencia… Y, aquí están ahora sus cadáveres, apilados lomo con lomo en una estantería, títulos de Hegel, Adam Smith, Karl Marx, Herbert Spencer, Oswald Spengler, Arnold Toynbee, Pitirim Sorokin, Antonio Gramsci, Teilhard de Chardin, Carroll Quigley, Jürgen Habermas, Gerhard Lenski, Jean Gebser, Sri Aurobindo.

Copo la dimensión de narrador de mi historia. A través del jugueteo con modelos histórico-evolutivos. ¡Oh, de mí, que soy un dios que tras los jugadores la trama empieza!

Cambio mi viejo cuaderno por el nuevo. Anoto: $ddate en una terminal linux.

Pregunto si esto era la vida. Vuelvo a empezar

Me resulta imposible desarrollar la construcción los personajes. Aunque no quiero hablar de la rosa sino florecerla en el poema, necesito justificar que he introducido los personajes pero me resulta imposible desarrollarlos.

Personajes:

      Noche: beige, arcaico instintivo. Las visiones del mundo sexuales y vitales (como las de Freud y Bergson, por ejemplo) provienen fundamentalmente del nivel de la vida biológica.
      Odrallagorgen: púrpura, mágico animista.
      Gallardonegro: rojo, dioses de poder. Las visiones del mundo centradas, de un modo u otro, en el poder (como la de Nietzsche)
      Jaime: azul, orden mítico.
      Emiaj: naranja, logro científico. Las visiones racionales del mundo (como la de Descartes)
    Luz: verde, yo sensible. El postmodernismo (de Derrida y Lyotard, por ejemplo)

Y, además, los modos:

Contextos / tonos:

      Arte Yo: estético/expresivo –> subjetivo
      Moral Nosotros: ético/normativo –> intersubjetivo
      Ciencia: Ello / Ellos: exterior / empírico. –> objetivos
    Mística: Ello / Ellos: interior / semántico –> interobjetivo

Y las adendas:

      El misticismo natural (como el de Thoreau) se sustenta en el meme coral/psíquico.
      Sutil, el misticismo teísta (como el de santa Teresa de Ávila).
    Causal, octavo. el misticismo sin forma (como el de Meister Eckhart).

Al parecer nos acompaña una sombra muy ducha en autogenerarse las ideas. Yo hoy casi podría decir que esto lo escribe ella; yo amanuense, pero nada más casi porque, de facto, escribo yo. Vaya, todo correcto. Yo.

Dada la situacion quería enmarcar el escrito en la sección cuentos porque no veo que mi sombra muy ducha en autogenerarse las ideas pueda aportar cualquier cosa o caso al acerbo logos popular. Siempre más acá de lo naïf. Lamento, amigos, en España ya no hay locos… si dijera que esto se escribe en serio, me señalaría.

Por mor, en esa postura de amanuense, se escriba lo que se escriba a renglón seguido, atento a vuela pluma (hasta cinco segundos de diferido para la censura en retransmisiones norte americanas), daré la cara por mi sombra muy ducha en autogenerarse las ideas pues otra cara no tiene y siendo que es su voluntad dirigirse a la opinión pública necesita de una, se escriba lo que se escriba, velaré que verse en el marco y contexto del cuento. Nada de inspiraciones o revelacionese o profecías o posesiones o mandatos o cualquier tipo de teleautoría. Puro cuento. Un mundo inventado de carácter mitológico a modo de mi testigo, toma y da, en una especie de carrera intergeneracional. Pura invención.

La invención y lo invencible casi comparten algo. Esa invencibilidad acumula victorias y por ende emerge supervivencia. Vivir, vivir así en trayectoria, un buen trecho, eh?! Suponer sostén en algún lado más que tus huesos y que tendrás un lugar para ti y los tuyos en lo que fue selva, fue bosque, fue huerto genealógico. Vivir cien años, ¡buah! ¿Cuántos años vivirás? ¿Cuántos llevas? ¿Ves?, es el tema de los cuentos. En este contexto, pongamos, nos quedan, si todo va bien, muchísimos años por vivir. Todo está haciéndose, ni siquiera está todo por hacer, está ¡haciéndose! Los adultos, escuchen en silencio…

De hecho, la sombra es un ser imaginario, podemos charlar con ella que no pasa nada. Empero, se aconseja que pilléis, niños, un muñeco o un pegote cualquiera de algo. Una cosa cualquiera. Les parece más juicioso a los adultos veros charlar con un objeto material que en dialogismo oral. Rezar tampoco es una opción. La cábala, el libro y el psicoanálisis son juguetes para adultos.

En cualquier caso, la sombra charla lo que le viene en gana y será trabajo del futuro, cosa de adultos, seducirla para que baje el tono de sus intervenciones en público, por ahora, lo recoge vuestra Carta Universal de derechos de la infancia, podéis morar con vuestra sombra a conveniencia en un mostrar no solamente imaginativo sino también material, se diría, en forma de silueta negra, cuando hay luz alumbrándonos; cisne negro cisne blanco por enfocar púlcramente el campo semántico con el símil de la danza de ballet.

Si hago notar lo anterior es para enfatizar una cierta turgencia del ·inventar· de este mundo. Una materialidad geométrica, una cierta obligación a forma. Para imaginar un cuadrado necesitas solamente dos aristas, ¿cuántas mínimas para imaginar un cubo? Muy buena la película, ¿has visto? es vieja ya, Cube. Infinita estupidez: una sombra. La paradoja estalla cuando a pesar de esa condición de infinitud (gran cantidad de estupidez humana) la sombra también posee un lado finito. Una cierta materialidad de penumbra hay que concederle a la sombra por muy materialista, positivista o empírico que un vara mida. Una materialidad geométrica. ¡Pero no volumétrica!

Una correspondencia entre lo simbólico y lo imaginario siempre correlacionada siempre juntos siempre evocando y efectuando la relación sensación pensamiento, siempre hasta que se deshace… ete ahí el principio evidente de la memoria bajo un prisma naïf: uno se acuerda de algo mientras que no lo olvida. Pero, recíprocamente, (esto es una técnica RAM) uno olvida algo cuando ya no lo recuerda. Es tarea del amanuense reconducir hacia el head topic de los cuentos.

Por la noche, contando cuentos en la cama, la sombra cómodamente teje ideales para edificar memoria. Claro está que la voz de los adultos es fundamental para que chorree desde el exótero en los oídos de los nenes, le da esa dimensión de más. En la textura narrativa, dentro de las cabecitas de la audiencia, el grumo de consciencia que va espiraloso evolucionándose (ese grumo de consciencia espiraloso fue un óvulo acogiendo un espermatozoide, un cigoto. ¡Arriba los gametos! ¡Abajo la criminalización del aborto!) se cobija y baila cisne con su sombra trazando huellas ecológicas en su planeta persona. ¿No?

¿Cuentas cuentos? ¡Hay que contar cuentos! ¿eh!, debería recogerse en la Carta Universal un derecho de los menores que comporta obligación para los adultos que sea contarles cuentos.

Una voz grita ¡regreso!, eterno retorno.

      La chispa prende, la dignidad efunde

un honor

      como retén, alambre, láser, religamiento, engarce en un centro, plegamiento, fuera del contexto. Siempre puede volver a desempaquetarse un honor si al menos la decadencia no arrasa el último picómetro de dignidad. ¡Esa poquita de dignidad no te pueden borrar de la memoria! El resto protegerlo pero sin llegar a dar la vida por ello, siempre te lo pueden volver a contar de noche en noche…

Como si de repente te vaciaras la memoria al cabo del trecho, resuena la voz que llama retorno, el filósofo sacude el entendimiento, ¡no valen Circes, no valen sirenas, no valen guerras que marquen nombres de guerreros en la eternidad, no vale circo, no vale tener resuelto el penúltimo enigma que supone conseguir la llave que abre el secreto pitagórico del universo, no vale tener a puntito de meta volante la carrera,… nada vale de lo más importante de cuanto haya acontecido o se manifieste aconteciendo, si suena la voz del eterno retorno, hay que regresar. ¿Oh no amiguitos?

Fuera del reino de Dios no hay salvación. Fuera de la casa nomos, tampoco (¡economía! ;-p). Nos dicen. Que recitaba S. Ferlosio. Y nosotros no. Palomita que no, que no.

Entonces, regreso. Borrar la memoria. Armonizar los sentidos. Templarse. Disponerse a forjar un cotidiano un habitar templado ecuánime regido por fuerzas primordiales como la gravedad o el magnetismo. Centrarse sedentario pausado en una localización de uno de los campos eléctricos. Conectarse a las fuentes de alimentación. ¿Sabes? El amor es pan con queso, el amor es dios en barca, la vida ir tirando… circuitos y sendas.

Se supondrían necesarios lazaretos si uno necesitase desparasitarse o vacunarse orgánicamente porque anduvo explorando las tierras desconocidas para su etnia y se quisiera preservar la salud de quienes viven dentro de los muros. A saber de dónde vienes y qué acarreas. Sin embargo, territorio ciber digital, es nada más que la cabeza la que tiene el filósofo que regresa como potencial portadora de contaminaciones al grupo.

En cualquier caso, zarrapastroso, aunque nada más que intelectualmente, el encuentro con el hombre Moderno (Hombre alfabetizado pero playista de la charca telemática, aquende la brecha digital.) produce claro contraste igual como cuando acercas una pieza de maquinaria desgastada junto a su repuesto, ¿verdad?, aunque esto transcurra nada más que en lo intelectual.

Quizás, nuevamente fruto de un peyorativo surja una tribu urbana. Generación RAM. A lo mejor, pongamos, una tribu de aldeanos, menos ciudadanos que aldeanos. Recién llegados al nuevo mundo. En verdad, esta vez sí (¡mira que se retuerce la espiral de la evolución de la conciencia humana!): el Mundo.

El único mundo. Gaia, superoganismo, huella ecológica y tal.

La casta de hombres ilustrados y modernos, comprensiblemente, copiaron a Dios en sus memorias personales. Ese renacimiento fue como una parusía, una gran ola de luz azotó las oscuridades, el hombre moderno renacía para quedarse. Emancipación teológica y luces de la razón en el plató noosférico. Durante estos siglos, en la memoria han sostenido la soberanía constitutiva. En los documentos sucesivos. Atlantes varones (pocas cariátides) sosteniendo una historia que los tecnócratas quieren derrocar. Nos dicen.

Sus actos de obra humana ha dado frutos abundosos en la crianza de verdaderos bosques semánticos cuidados por calígrafos y estudiosos que pueden alzarse a categoría de obra divina, pero, a la postre, sociedad de redes, la tecnología les hace ¡sombra! Copia digital copia digital… Ya tenemos tres versiones: la que escribió dios, la que copiaron los hombres modernos y esta otra digital. Por menos de un distanciamiento así los pueblos de la humanidad se resquebrajan por dentro. Un mismo libro disputado desde tres diferentes lenguas (pongamos: hebreo, árabe y griego) puede ser ónfalo de tres mundos inventados y algo de invencibles y vencidos y guerra santa…

Aquí lo despectivo de estos hombres Modernos hacia la generación RAM. Rapid access memory. Memoria de acceso rápido. Y, por acceso rápido, poco tamaño. Lógicamente, la cantidad realentiza. En el nuevo paradigma la información circula a gran velocidad multiplicando cada año la capacidad cognitiva total del conjunto humano.

Entonces, la idea de un mundo fragmentado: salirse, recorrer sendas, entonces, ¡voz de retorno!, regresar a los circuitos. Es patente la diferencia entre senda o camino y circuito.

Yo, quizás, me haya sentido aludido alguna vez cuando uno de estos guerreros que acarrean en su coleto terabytes de información como consecuencia de un insigne excelso venerable trabajo en su Obra ha descalificado mi lisongera calidad de interlocutor generación RAM. Habláis de todo como cotorras. Nos dicen. En cierto modo, por muy materialista, positivista, empírico, sistemático (que no sistémico) que sea ese guerrero, y aunque en su condición de humano soberano mónera autárquica no encuentre en mi pusilánime a la par que frugaz memoria a un fraterno, a un igual, a un libre, aun y así, yo: respect!

¿Me entiendes?

El Dios anterior, pongamos el dios eurocéntrico anterior del Antiguo Régimen que proveía privilegios repartiendo coronas para tronos, era mucho más severo (que se lo digan a Job) que no, a partir de la Modernidad, el hombre moderno y su Res Pública. Mientras el Dios moral no nos dejaba gozar del sexo, el código ético en nada se entromete. Es una avance…

Un avance en el sentido de una posible estratificación social en el surgimiento de, no ya antiguos hombres y mujeres modernos orgiando en un salón maquiavélico, sino del surgimiento de nuevos sexos. Claramente, estamos ante una multívoca amalgama de sexologías, quizás proyecto babel de disonancia semántica fruto del encuentro real, de lo que sucede, lo que nos pasa.

¿Qué dios tras los sexos emergentes, de tiempo, polvo, sueño y agonía, la trama empieza?

¿Y qué dios se atreverá a tumbarnos la Torre de los sexos? A la postre, si el dios no la tumba, cuerpo a cuerpo, uno a uno, el encuentro en la fusión de las lenguas ya literal ya físico efectúa de hecho la comunicación. Cosas y casos de la fuerza de la Verdad.

Sea como fuere, el hombre Moderno sacó copia de Dios en su memoria personal, ¡Grandes los enciclopedistas! ¡Abajo la avaricia de los ingleses que todo lo arramblan para su gran Museo!, y pudo guillotinar las cabezas de los reyes sin temor a que se le cercenara algo a Dios, caso de existir.

Mientras al hombre de memoria robusta le aconteció la Revolución Industrial, siendo hoy en día China el motor industrial del sistema de economía mundo capitalista, la Generación RAM vamos con nuestra Revolución Digital.

La crítica es patente, el grueso de la crítica del hombre Moderno al hombre posmoderno, entiendo, incide en la legitimación del invidividuo como dominio de fragmentos en lugar del individuo Hilo de oro. Si un Dios no te sostiene, y tú mismo no eres un Dios, entonces, me he sentido cuestionado, ¿adonde te sostienes?

Sin respuesta.

Observando al guerrero, me parece más honorable sostenerse sobre el vacío que sobre cuentas financieras. Y eso le recrimino yo al hombre Moderno. Su mantener una posición de peso no muy acorde con la fusión etnológica de la Aldea Global en la supeditación de las pulsiones y constructos humanos al dinero. ¿Lazos financieros? ¿Eso es la humanidad, un entramado financiero? Cuatro opciones para salir de la deuda odiosa, la historia está plagada de casos: revolución, inflación, default y ¡auditoría!

El honor, según y conforme mi opinión de indígena generación RAM, es como un fuego, un albedo, un áurea, que rezuma como membrana ese límite que acota la jurisdicción de un reino individual. Allende, el contrato social, aquende, privacidad. Ete aquí un fuego que uno puede arder de sí mismo siempre que conserve una última gota ígnea.

De fuego robado a los Dioses. ¿Así fue, no? Antes de las metrópolis y de los imperios y de las potencias dominantes globales, algún mono se coló en el empíreo y brincando y haciendo lo que la acepción connotativa de la palabra mono indica, robó (¡parece que no fue una gracia porque pilló cacho castigo!) la candela divina.

A ver si no será mejor que la casta depredadora la jauría onerosa se contenga un poquito y vuelva a sacarnos a nosotros (¡problemas para encontrar el referente de este mayestático!) por su manga… parece que se rumorea que lo contrario es que la demanda de trabajadores en la revolución digital no es tan enorme como lo fue en la revolución industrial y, se dice, sobran unos cuantos billones de nacidos y nacidas de proletarios pero que ya no lo son. Son algo raro: cuarto mundistas flotando en el ambiente decadente. Generaciones, ya se sabe: generación X, generacion Ni-ni… van poniendo etiquetas caducas en las hojas de los árboles…

Se cuenta que el 30 de septiembre de 1888 se engendró de vientre literario lo que se convierte en mitologema de la super ultra velocidad de acceso a la memoria. Por tanto, acotando inferiormente, la generación RAM puede avalar un máximo de 125 años y cuatro meses.

Al fin, de puño y letra de un pater iconoclasta, el nuevo calendario que se parió de vientre literario y que contaba los años de un hombre venidero, un siglo y cuarto después que en términos históricos es muy poco, negaba la integridad y la consideraba un vicio. La fragmentación del mandala crístico en el centro del rostro del ser indoeuropeo mota a mota pixel a pixel concebiría una memoria (ahí donde se almacenan el nif, el dni, la dirección de casa, el número de teléfono, etc.) de rápido acceso. El calendario transmutaba todos los valores, la integridad un vicio y la fragmentación una virtud.

Si la Iglesia fuese una ginecocracia, seguro, seguro, seguro el calendario vigente no era el Gregoriano. Algo más ¿tipo las trece lunas?

¡Abajo el patriarcado! ¡Arriba la ginecocracia! ¡transmutación sexual de todos los cargos de la Iglesia! Voy a escribirle una reverencial carta al máximo pontífice argentino jesuita proponiéndole una transmutación de los sexos en la jerarquía estructural de la Santa Iglesia de muy simple y progresiva aplicación: anualmente, con carácter exponencial, pasando por todos y cada uno de los puestos del personal, desde la clausura hasta el despacho papal, donde hay varón pones hembra y donde hembra varón. Eso sería un duro golpe para el patriarcado. Y sería, también, un golpe apostólico y evangélico. Yo me sé de unos papeles viejunos así papiro color ocre apócrifos legitimando semejantes propuestas… se me ocurre aprovechar la celebración próxima de los Juego olímpicos (que no se van a celebrar en Madrid capital de Expaña) aprovenchando la congregación de gente para organizar, en paralelo y a puerta abierta, un concilio episcopal donde se tramite el proceso de cambio de sexo propuesto. ¡Que ese año se renueve el fuego olímpico así como el fuego celestial! Sería un año olímpico y eclesiástico gran regalo para la humanidad como especie, y para la Aldea Global. ¿No?

Bueno…, cierre del cuento, no lo ha habido, regreso a mi redil tercer milenio iberia del Este (no escribo más la columna que tengo que currar en otras cosas), pero antes unos penúltimos diretes. A saber, no me puedo creer que las mujeres católicas apostólicas y romanas comulguen con un papa sin papisa. Y si puedo llegar a entender que les de igual si en lo alto de la Santa Sede preside un hombre o una mujer o una pareja, no comprendo cómo recórcholis aceptan que en la parroquia haya un cura varón sin cura mujer. Van las mujeres ahí, a confesarse con un hombre, a contarle sus cosas de mujeres… ¡Pero si hasta tiene que ser una mujer policía quien cachee a una detenida! (Cosa que da igual porque luego la tortura parece la practican indistintamente…)

La condición andrógina del clero es fenomenal. ¿No te parece? Justamente, el clero debiera abanderar la cuestión de la Torre de los sexos. Ese encuentro en los pisos de la Babel de sexos de los hombres y mujeres modernos. Y de sus hijos e hijas. Je, je… Cabe aquí recordar que cierta orden religiosa con sede en la Universidad de un reino foral del norte de la península prescribe a los numerarios usar diariamente durante dos horas, con excepción de domingos y festivos, un cilicio -que fabrican en conventos de monjas- para mortificarse y combatir las tentaciones de sexo.

El concepto, apunto a un cierto cuerpo social, a un cierto demos separado de sus élites, el concepto de la Fuerza de la Verdad es que no hace falta que vayas a buscarla, viene por sí misma. Así lo he interpretado yo de las enseñanzas de ese con el Alma muy Grande. Si aquél es el concepto, la cuestión es que cuando los burgueses materializaron su revolución sacaron las guillotinas a las plazas y pasaron por el filo de la cuchilla a todo aquel que se atreviera a ostentar un privilegio divino. Decapitar al que sostiene que Dios le ha colocado encima de los otros hombres es el delirio orgiástico de la razón ilustrada. Separar la cabeza de los hombres privilegiados es separar la cabeza ubicua de Dios del cuerpo planetario. ¿Qué hacer sin violencia? Sin la guillotina el ministro de Justicia en curso sigue expediendo Reales Cartas de sucesión en títulos nobililarios. El boletín oficial del estado se lleno de estos registros. De abuelos a nietos siguen creyéndose grandes de España y se relevan generacionalmente. En el 2014, lo máximo que la democracia española ha podido recibir cuando ha demandado ante semejante dislate es que son títulos honoríficos y que no suponen otro privilegio. Insisto en que la idea de honor que manejo es un fuego de dignidad y no una gracia celestial. Acabaramos.

Así, concepto y cuestión, hay que acordarse de apuntar la deuda de las eléctricas al aleph-do (Como aleph-do he bautizado, ¿qué te parece?, el conjunto infinito de las distintas deudas odiosas contraídas a lo largo de esta IV Guerra Mundial del neoliberalismo contra todos los pueblos y tribus del mundo). Su dinero es deuda, por eso la propiedad infinto; no se trata tanto de adeudar una cantidad finita como de que la concepción del dinero en sí mismo sea la deuda. Con Endesa, diez euros por bajarte la potencia máxima contratada. Me parece manifiesto que necesitamos otras monedas, otros dineros.

La guillotina no, pero una mesita de camping, una silla y una libreta de auditoría sí que habría que sacar a las plazas. Todo aquel que justifique privilegio financiero y que reclame deuda odiosa, ¡zas! auditoría. Que sale el montante distinto del sonante, cantan los números, ¡zas! ¡Escarnio público! Si Pitágoras levantara la cabeza no cabría en su pecho de contentura; las matemáticas son divinas. Y son las matemáticas el código ulterior de todo sistema económico.

Yo no digo que blanquear dinero, en el sentido de hacer bueno un dinero malo, sea un actitud de honor. Yo lo que digo es que los de arriba lo están haciendo y que actividades de trustless mixing con monedas criptográficas permite a los abajo también hacerlo. Se me disculpe lo de generación RAM, darles 21 millones más de bitcoins para que sigan haciendo el trapicheo no es un mal peor. Según la teoría básica del álgebra sobre las indeterminaciones, sumar algo a infinito resulta infinito.

Entonces, mientras que el Estado es usufructuado por las fuerzas globales del neoliberalismo, cada nación (o cada recuerdo de nación; o cada nación dormida) debería procurarse economías propias. Multi-sign, en el sentido de cuentas compartidas, es un buen paradigma. Hay un capital matemáticamente congelado que únicamente puede liberar la acción conjunta de un número determinado de llaves.

Ya sabes, criptografía nivel 0: una llave criptográfica es doble, posee una cara pública y una cruz privada.

Por cierto, amanuense, yo, todo correcto, si mi sombra ha dictado, o si, vaya, ya sabes, escribí, que se diga que se acrisole el hecho de que toda memoria aquí mencionada es memoria cerebral. Se dijo arriba la advertencia explícita de un mundo inventado, con cierta materialidad geométrica no volumétrica y casualidad la semejanza con la realidad. La cuestión de la memoria, leí que le dijo el Che a un miliciano a cuenta de narrar los sucesos de la revolución y de la vida anterior en los pueblos, se lo dijo una mañana de entrenamientos tácticos en los campos de formación a los que yo no pienso ir jamás de los jamases porque los ejércitos son lo peor (¡lo peor es el voto en blanco, porque es no participar estando de acuerdo con el sistema!) le dijo que la memoria es cosa de todos.

Así que se ha descubierto que materia gris tenemos por muchas partes del cuerpo que no solamente en el cerebro y que ahí es donde se guarda la memoria que no nos pueden deben de borrar. Hay que defender esa memoria, con nuestro cerebro hacemos una coraza membrana que impide que inscriban con el FUEGO los sentimientos de miedo, de pánico, de derrota en nuestras otras memorias.

Hay que proteger las memorias otras de nuestro cuerpo donde guardamos los olores de nuestros amados, el primer beso y el último bofetón, no las pueden borrar porque si eso pasa no hay dignidad que vuelva a prender una memoria sola…

Creo…

¡Arriba el autista! ¡Abajo el espectador! ¡Libertad presos políticos! ¡Abajo los banksters! ¡Arriba los topos! ¡Abajo los comerciantes de armas! ¡Menos paraísos fiscales, menos cajas B en partidos políticos y más infiernos judiciales, más cuentas multi-sign en entornos criptográficos!

El miedo, si lo aprovechas, ¡ceremonia!

Seguro, amiguitos, tanto usar Dios en el discurso apuesto incendia a rojos y herejes, yo mismo me incendio al mentarlo. Las llamas mías, empero, no son de ira rabia sino, por no mentarle en balde, de puro contacto con la sustancia divina. Aparte del acto de religar, vale decir: cuerpo colectivo, Dios, se entiende, siempre en todas las religiones y tradiciones cualesquieres, mono o politeístas, dios siempre es la verdad. Bueno, en rigor, al revés, verdad es Dios. Dios es lo que existe, el conjunto, un aleph de dimensiones infinitas por cuenta y causa del nomos (del sumarle la unidad a algo). Lo que nos sucede. Aquello que deviene. La representación simbólica que de ello hagamos y cuanto de esa representación derive en nuestro imaginario bascula entre ese mandala único para toda la vida del hombre Moderno y ese continuo deslizarse a través del fractal, muy rápido.

Personificar la Totalidad, apadrinarla, amadrinarla, ya ni mentar comercializarla, es una barbaridad. ¡Eso lo hacen los bárbaros! Desde arriba tan limpitos… en fin…

¡El amor es dios en barca!

¡Siempre!

¡Pasa la paz, hustler!

Nulla ethica sine aesthetica, tampoco hay estética sin ética

Voluntad de estilo como vacuna para la locura. Estilo contra la cordura. Estilo perenne, pero mutable. Identidad en el estilo que se descubre a través, al sesgo, de los contenidos escritos.

Siempre tuvimos voluntad de estilo. Incluso antes de poder apreciarlo. ¡Adelante, sigamos! ¡Volemos más allá de donde muchos egos llegaron y se derrumbaron! Siempre ultreya: el maestro es la mínima expresión en la materia ¡nunca la máxima!

Panfleto: No reprimas tus sentidos ni te dejes ahogar por ellos: llámalos, despiértalos, consigue que te azoten y catapúltate en su embestida hacia la divinidad.

Nueva sección en las Dragonteas de Ataraxia Freak: Gallardas negras

El título es autoexplicativo. Se trata de una sección. Vamos, sin más, con la de hoy:

Bloque 1. La música.

Bloque 2. Gallardas.¡¡No se cita a Onán!!

Bloque 3. Negras.

Bloque 4. Kundalini.

Bloque 5. Postrer fragmento de la primera gallarda negra.

Bloque 1. La música.

      En el Faro de Alejandría:

La_Música_Como_Sacramento

    , un contertulio aseguró -parafraseando-: “… existen tres pasos para alcanzar la paz mental. Tres acciones, simultáneas a veces, que configuran en la psique el estado de ataraxia mediante el cual el organismo puede actuar organizadamente en la forma que le es propia, es decir, sin bloqueos por parte de la voluntad. Pues bien, estas tres acciones son: reflexión (volcar la mente, como con un espejo, hacia la interioridad), contemplación (volcar la mente, como un espejo, hacia la exterioridad) y, una última actividad para proporcionarse la calma intelectual: la música.”

Bloque 2. Gallardas.

      La

gallarda

      fue una forma musical y danza del Renacimiento, popular en toda Europa en el Siglo XVI. Los ejemplos más antiguos de esta danza se conservan en la ciudad de París.

La gallarda es improvisada, con los danzarines combinando patrones de pasos que ocupan uno o más compases de música. En una medida, la gallarda tiene típicamente cinco pasos. Un patrón de gallarda puede duplicar o más su duración, lo que involucrará 11 pasos, 17 pasos y así sucesivamente.

Un paso especial que se usaba durante la gallarda era denominado “la volta”, un acercamiento cerrado e íntimo con la pareja, con la dama elevada por el aire y ambos rotando 270 grados dentro de un período de seis tiempos. La volta fue considerada muy escandalosa, y muchos maestros de baile consultaban antes de obligar a realizarla.

Otro paso especial utilizado durante una Gallarda era el “salto del fuego” , descrito en el libro de danzas de Negri, que consistía en un paso de gallarda terminado con un giro de 180 o 360 grados, durante el cual el danzarín pateaba a una altura media entre rodilla y cintura.

Bloque 3. Negras.

      Sobre el

Lexema “Neger

      : Este lexema tiene en el alemán un significado burlesco y zahiriente. Llamar a un negro “Neger” es minusvalorarlo como persona, es herirlo en su dignidad. Lo negro u obscuro, en este caso el tizne, es “marca de suciedad” y, por tanto, es una mancha para quien la lleva. Hablar de un negro como “Schornsteinfeger” (cast. deshollinador) es un insulto: Quien ejerce este oficio puede limpiarse y lavarse (“desnegrarse”, “deshollinarse”); el negro de origen, no. Por consiguiente, está él condenado a ser el hazmerreir, a ser objeto de prejuicio y de discriminación. Lo obscuro de su piel (“lo sucio”) es proyectado- automática e irresponsablemente- a su alma, a su psicología, a toda su ideosincracia: Con el negro hay que tener mucho cuidado. De él no se puede ni debe confiar.

Lo obscuro dignifica al deshollinador; al negro, lo condena y lo hace infrahumano: El color de la piel es lo que en la Biblia era la cicatriz de Caín sobre la frente. La cicatriz era la marca que Jahve le impuso para que el resto lo reconozca y se cuide de él: La cicatriz sobre la frente era el signo de la maldición, de la condena y de la desconfianza.

Bloque 4. Kundalini.

Kundalini

llega al mundo para colocar su crisma,

el séptimo chakra, situado en el eje de la cabeza,

en la puerta de la madre.

Así se forma el ojo cósmico

el centro del centro

el aleph.

El grado en que una persona permite la acción de la energía Kundalini depende del grado de conciencia que tenga en los diferentes ámbitos de la vida representados por los chakras, y de la medida en que el estrés y las vivencias no procesadas hayan causado bloqueos en los chakras. En la mayoría de las personas la energía Kundalini sólo fluye a través de Sushumna en proporción escasa. A medida que va despertándose por un desarrollo creciente de la consciencia, va ascendiendo a través del canal de la columna vertebral en un flujo siempre creciente, y activando los diferentes chakras. Esta activación produce una extensión de los centros energéticos y una aceleración de sus frecuencias. La imagen de enroscarse como un resorte, conlleva la sensación de la energía potencial sin evocar que saltará pronto a la acción, y que por ahora, recordamos en pequeñas dosis. Una imagen, esta vez, por mil palabras: Así que, si la despiertas, ¡atente al cocotazo!

Bloque 5. Postrer fragmento de la primera gallarda negra.

      Procedente de

un brocal ubicado en el centro de mi ser

      , en una laberíntica construcción llamada Atman, un río de

agualuzexistencia

      nace regando mi microsesfera con su

líquido primordial

      :
      Lo que antes de aquella retroflexión [narrada

aquí

      ], lo que antes de aquella irrupción del mundo exterior en mí se había convertido en una esfera estéril, casi sin

agualuzexistencia

      , donde numerosas criaturas (que eran avatares de mí) desparecían diariamente, deshidratadas por falta de esa energía, con la totalidad de yacimientos de

agualuzexistencia

      naturales agotados y una última fuente de

agualuzexistencia

      que apenas daba abasto para volver a mantener con vida si quiera una milésima parte de la población de criaturas, hoy es un cielo lleno de nubes, donde

yo

      moro habitualmente; y, el río, tras ramificarse por el interior de mi microsfera, se fusionó en

sí mismo

      y se cerró en

un mar rebosante de agualuzexistencia

      habitado, en toda su dimensión, por millones de criaturas (ya no sé si son avatares de mí o yo avatar de ellas) compuestas únicamente de

agualuzexistencia

      y surcado, en su superficie, por

un barco que partió de mí llevándome en él

    tripulado por los destronados representantes de mi anacrónico sistema racional: “mi opinión, mi voluntad, mi ego, mi personalidad”…

¡E cosí!
Pues eso, a lo oscuro por lo más oscuro y de lo claro, luego hablamos… ¡Buenos días y buena suerte!

Anuncios