Voy a copiar a renglón seguido una lista de idiomas en los que se puede visitar la entrada “idioma_ruso” en el sitio web Wikipedia.com; son muchísimos. Inspirado por el Maestro Ignorante, personaje de un libro de auto-aprendizaje que escribió el siglo pasado un psicólogo francés. El maestro ignorante abre su libro contando un supuesto, dentro del aula universitaria. La temática centrada en las barreras lingüísticas. Cartografía de los distintos idiosistemas que se encuentran abrazando la universidad, la población donde se edifica en relación con el origen de cada uno de los matriculados en el curso.  Identificación de los sujetos: turistas, extranjeros, oriundos, incluídos-excluídos, etc. Distintas comunidades sesgadas en distintas panorámicas: políticas, económicas, sociales, personales, etc. Igualmente, separadas por barrios, centros agregadores públicos y privados, y segmentos de mercado diferentes en tanto que sujetos target marketing diferentes y movilidad urbana y rural a través de circuitos distintos.

El profesor postula a sus alumnos sobre la potencia humana y las claves del aprendizaje; a mí me parece que el énfasis en el método del maestro ignorante va, particularmente, en detrimento de ajustar la actividad pedagógica al marco académico que emana de la escuela prusiana.

Ha llovido sobre los colegios muy mucho desde la Edad Media donde la educación estatal (en rigor, ausente) se daba básicamente en los monasterios y servía para formar a las nuevas generaciones de clérigos o bien en las escuelas de latín para educar a la aristocracia y después a la clase alta adinerada. Alemania introdujo la educación básica obligatoria en el siglo XVIII, dentro del espíritu de la “utilité” de la Ilustración, con el fin de formar ciudadanos útiles para el Estado; alejándose, pues, el método ignorante del maestro de Ranciere, en lo sustancial y con creces, apartándose de un método académico que se propaga desde la máxima morfoforme: “el trabajo os hará libres”. La revolución industrial, la digital: ciencia y técnica de Ortega en la rebelión de las masas seguida de Goebels y la imagología para militarizar a las masas: un siglo XX trepidante y locuaz para coronar el álbum familiar histórico de una Humanidad Helénica que zanja el segundo milenio desde la primera venida del hijo de Dios entre los hombres un pelín, me refiero a la Grecia 2015 de Syriza vs Troika, entre la espada y la pared.

El autor de El maestro ignorante se llama Jacques Ranciere, hablan las páginas de su libro de relaciones supraidiomáticas. Entre otras cosas. Se supone que uno puede aprender otro idioma si toma túneles panecásticos para atravesar las cascadas idiomáticas que separan las fronteras con sus aguas del desentendimiento. Es difícil no detenerse y girar grupas ante una cascada. Atravesarla no es algo por lo común habitual. Aprender otro idioma equivale (¡claro!) a habitar otra esfera global; el presente, junto con el calendario y la geolocalización, se eleva en el mundialismo tomando perspectiva del conjunto: hay nuevos periódicos que leer, nuevas cadenas de televisión que sintonizar, etc. El sentido común se expresa, con la llegada de otro abecedario, más multívocamente y menos universalmente. La línea internacional del cambio de fecha se vuelve mítica, y la gente de la Edad Posmoderna laicisa las camas quitando los santos de las esquinas y reemplazándolas con relojes digitales y pantallas LCD, mandos inhalámbricos y demás robótica doméstica. ¿Parecería que Dios, de verdad, ahora ya está ubicuo, omniscentes, no únicamente los fines de semana en la parroquia semanal, en todos los hogares? Micrófonos y cámaras completan el entramado de entrada-salida que los microcontroladores aglutiandos en chips aposentados como lotos en el lecho de un lago calmo como placa madre procesan en código máquina y corren a la CPU para que circule la información y el magnetismo entre ellos. Cada imperio grava a fuego su huella en el álbum familiar de la historia de la evolución de la conciencia humana. Y los mitos se leen al calor del tiempo, envueltos en vísceras y sueños… El Sol fue un día mítico: una hermana y un hermano cruzando cada jornada el firmamento, de levante a poniente, portando en un carro una gran fuente de fuego. Hoy día, menos mito que información: los periódicos norteamericanos están publicando que existen otros soles en la Vía Láctea, que existen otros planetas orbitando en sus sistemas y que se asemejan a nuestra Gaia. Que si el planeta Tierra se ha inseminado de póesis y auto-ídem, en su vientre se ha creado el reino de las bacterias, el reino de las plantas, y otros tres reinos más que nos incluyen (como mamíferos primates, diría…), les podría suceder igual, hermanas de Gaia, allí podría pasar, aquellos planetas podrían embarazarse de vida. Otro tema de los minerales y los químicos que se aposentaron en sus entrañas… dos gemelos se parecen en tanto lo conductual y el ambiente no los condicione a otros patrones de comportamiento grupales… No solamente el idioma nos acerca: la carne, la carne: ¡mi cuerpo, mi cuerpo, mi cuerpo!

Además, los tintes juveniles que caracterizan la actividad universitaria son los pétalos, no sé si estarás de acuerdo, de flores que van brotando hacia su floración, el maestro ignorante no olvida nunca a qué audiencia se dirige, personas haciéndose a la vida (no como sus colegas en los despachos de las cátedras: personas deshaciéndose de la vida) entromete sus construcciones y arquitecturas discursivas con momentos pedagógicos enfocados en la temática emocional, versando la educación sexual de una aproximación pedagógica integral. Por eso buscaba a Tolstoy, quería leer sus libros en ruso original; aprender el “idioma:ruso”, para sumergirme en su visión de una Arcadia donde Cristo aporta un reino de paz sin violencia. El maestro ignorante zanja su clase con una coletilla retórica que dice así: ¿Y qué supone el hecho de aprender otro idioma para una persona soltera y sin compromiso que busca compromiso y matrimonio?

Parece obvio que supone abrirle puertas al campo y hacer crecer el jardín; así como nuevas zonas para pasear y squerting, y linking, y otras técnicas de relación cibernéticas que se aprenden en los centros de relación virtuales…

Parece que el ignorante postula que el estudio de la gramática y la semántica y los diccionarios de vocabulario serían material de apoyo a una inmersión lingüística plena cien por cien el cuerpo dentro del elemento idiomático. Entre otros casos.

Yo, ciñéndome a la obra, en este capítulo tres, tres de trece que componen el esqueleto de Homini Criptographicus, tengo, y la aporto al hilo de la narración, la experiencia de haber aprendido el inglés a distancia, desde la península Ibérica, quiero decir: académicamente, durante años acudiendo regularmente al aula. Un lustro en la Escuela Oficial de Idiomas de mi ciudad.

Y, en complemento, tengo y aporto, la experiencia de haber aprendido el catalán sumergido, quiero decir, viviendo en el territorio de los Países Catalanes, al noreste de Castilla.

Sea como fuere, cuando mi no-maestro escribió entre 1973 y 1978 su obrón magno “Historia mágica de España”, en aquel entonces, hacer lo que voy, a continuación, a hacer yo tenía su mérito debido al coste: gasolinas y dinero vario para viajes, de biblioteca en biblioteca, de archivo en archivo; cosa que yo en este momento nada más de coste tiene la tarifa del 3G y el recibo de la luz si por cuenta propia o los céntimos que cueste una fracción de tiempo en un locutorio; Recopilar una lista exhaustiva que cierra una clase, y, con ello, sirve de taxón: en la construcción literaria de un laberinto que representa (sin tocar ni presentar) a totalidad de lo real. Yo nada más necesito dominar las artes de travesía www y dominar las artes del cortar y pegar información a través del portapapeles. Las lista de idiomas en la que se puede consultar el artículo “idioma_ruso” en la Wikipedia cierra una clase. A continuación… tras una postrera puntualización que cerrará este capítulo tres.

La nube, Internet ha hecho de callejuelas y de territorio salvaje para unas generaciones: datos, datos: texto, y media. Como fuere, han pasado treinta y siete años desde la salida a cabalgar por Iberia de Gargoris, que coinciden también con el tema del régimen (no peyorativo, como en régimen militar; sino en el sentido descriptivo de un biopoder concreto causándose en un tiempo concreto) del setenta y ocho, entroncado con el suceso del treinta y seis, año de nacimiento del autor, también, dentro de otras cuarenta obras, de una novela de iniciación llamada La prueba del Laberinto.

Héte aquí una licencia lírica. Una escritura automática, por asociación. La que sigue:

Acabo de hacer una búsqueda en mi directorio biblioteca del disco externo (con sistema de ficheros ext4), buscando a Tolstoy (quiero saber más sobre un anarquismo cristiano y un pacifismo no violento), y en el listado de resultados ha salido uno de Mircea Elíade igual intitulado: La Prueba del Laberinto.

De oca a oca… ya sabes: 64 casillas: con sus pozos, y sus puentes…

Aquí va un concepto de encriptación bastante obvio pero no por ello menos potente: escribe tus mensajes usando un lenguaje que no conozcan los interceptores: así no podrán leerlos.

Listado de lenguajes que puedes utilizar para encriptar tu mensajes.

Аҧсшәа

Afrikaans

Akan

Alemannisch

አማርኛ

Aragonés

Ænglisc

العربية

ܐܪܡܝܐ

مصرى

Asturianu

Авар

Aymar aru

Azərbaycanca

Башҡортса

Boarisch

Žemaitėška

Bikol Central

Беларуская

Беларуская (тарашкевіца)‎

Български

भोजपुरी

Bislama

বাংলা

བོད་ཡིག

Brezhoneg

Bosanski

Буряад

Català

Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄

Нохчийн

Cebuano

کوردیی ناوەندی

Corsu

Qırımtatarca

Čeština

Kaszëbsczi

Словѣньскъ / ⰔⰎⰑⰂⰡⰐⰠⰔⰍⰟ

Чӑвашла

Cymraeg

Dansk

Deutsch

Zazaki

Dolnoserbski

ދިވެހިބަސް

Ελληνικά

Emiliàn e rumagnòl

English

Esperanto

Eesti

Euskara

Estremeñu

فارسی

Fulfulde

Suomi

Võro

Føroyskt

Français

Arpetan

Nordfriisk

Furlan

Frysk

Gaeilge

Gagauz

贛語

Gàidhlig

Galego

Avañe’ẽ

𐌲𐌿𐍄𐌹𐍃𐌺

Gaelg

客家語/Hak-kâ-ngî

Hawai`i

עברית

हिन्दी

Fiji Hindi

Hrvatski

Hornjoserbsce

Kreyòl ayisyen

Magyar

Հայերեն

Interlingua

Bahasa Indonesia

Iñupiak

Ilokano

Ido

Íslenska

Italiano

日本語

Lojban

Basa Jawa

ქართული

Qaraqalpaqsha

Адыгэбзэ

Қазақша

ភាសាខ្មែរ

ಕನ್ನಡ

한국어

Перем Коми

Къарачай-малкъар

कॉशुर / کٲشُر

Kurdî

Коми

Kernowek

Кыргызча

Latina

Ladino

Lëtzebuergesch

Лакку

Лезги

Limburgs

Ligure

Lumbaart

ລາວ

لۊری شومالی

Lietuvių

Latviešu

Мокшень

Malagasy

Олык марий

Baso Minangkabau

Македонски

മലയാളം

Монгол

Молдовеняскэ

मराठी

Кырык мары

Bahasa Melayu

မြန်မာဘာသာ

Эрзянь

مازِرونی

Dorerin Naoero

Nāhuatl

Napulitano

Plattdüütsch

Nedersaksies

नेपाली

नेपाल भाषा

Nederlands

Norsk nynorsk

Norsk bokmål

Nouormand

Diné bizaad

Occitan

Ирон

ਪੰਜਾਬੀ

Pangasinan

Papiamentu

Picard

Norfuk / Pitkern

Polski

Piemontèis

پنجابی

پښتو

Português

Runa Simi

Rumantsch

Romani

Română

Tarandíne

Русский

Русиньскый

Kinyarwanda

संस्कृतम्

Саха тыла

Sardu

Sicilianu

Scots

Sámegiella

Srpskohrvatski / српскохрватски

Simple English

Slovenčina

Slovenščina

Gagana Samoa

Soomaaliga

Shqip

Српски / srpski

Sranantongo

Basa Sunda

Svenska

Kiswahili

Ślůnski

தமிழ்

తెలుగు

Tetun

Тоҷикӣ

ไทย

Türkmençe

Tagalog

Tok Pisin

Türkçe

Татарча/tatarça

Reo tahiti

Удмурт

ئۇيغۇرچە / Uyghurche

Українська

اردو

Oʻzbekcha/ўзбекча

Vèneto

Vepsän kel’

Tiếng Việt

Volapük

Walon

Winaray

吴语

Хальмг

მარგალური

ייִדיש

Yorùbá

中文

Bân-lâm-gú

粵語

IsiZulu

Тыва дыл

Anuncios