(borrador)

29 mayo, 125, Miércoles Cuando la realidad es gris y pobre, el mundo mágico se hace profundo y rico.

luzalue escribió:
CAPÍTULO XIII: 2012 «« Cuento 13: Los seres humanos »»


      Hace más de 2000 años gregorianos, nuestro planeta y algunos de nosotros, los que también estábamos antes, eramos observados por un sinfín de civilizaciones galácticas. Las civilizaciones galácticas son pacíficas, se han desarrollado hasta tal punto que solo hacen el bien, ya no deben construir ni destruir nada, forman parte de un todo platónico donde no se diferencia lo bueno de lo bello.

      Al llegar a nuestro planeta, se organizaron en grupos y decidieron hacer una serie de investigaciones, ensayos y protocolos.

      Algunas realizaron talleres con los habitantes de nuestro planeta, así las civilizaciones como los dogones que fueron instruidas en las enseñanzas astronómicas, los sumerios aprendieron las artes de la representación escultórica, en Perú se construyó el Templo de Chavín de Huantar donde las civilizaciones galácticas nos enseñaban a nosotros los humanos como nosotros enseñamos a los niños de primaria talleres de expresión. Pasaron muchísimas civilizaciones por las manos de aquellos seres galácticos: egipcios, champas, imperio jémer, toltecas, toltecas, aztecas, tiwanaku, aymaras, pero de todos, todos los que tenían una mayor predisposición de aprendizaje y comprensión era el pueblo maya.

      Serpiente emplumada observada por un homínido occidental y un guía nativo

      Las civilizaciones galácticas no son asambleístas, se rigen por objetivos comunes, así que según lo decidió la asamblea, una de ellas decidió mostrarse ante el pueblo maya y traspasarle toda la memoria histórica de la creación. Para hacerlo eligieron el día 8 de Noviembre de 1519.

      Las palabras con que Motezcuma recibió a Cortés, creyendo que se trataba del regreso de Quetzalcóatl:

Código:
“Has arribado a tu ciudad, aquí has venido a sentarte en tu solio, en tu trono. Oh, por tiempo breve te lo reservaron, te lo cuidaron los que ya se fueron, tus sustitutos. Los señores reyes Icoatzin, Motecuhmatzin el viejo, Axayácatl, Tízoc, Ahuízotl… Llega a la tierra y descansa. Toma posesión de tus casas reales, da refrigerio a tu cuerpo”

(…)

De todos modos ese mismo día, 21 de diciembre a las 19:40 de la tarde, dejaría de creer en Dios.

“Solo algunos pasarán a la luz, los que ya fueron engendrados en la luz, y son luz desde siempre.”

(…)

Llena la mente de basura, y de pensamientos que se quedan en ella.

Mantreo, mantreo.

Todos tenemos un diálogo interno que no cesa nunca, y que nos habla y nos corrige y nos indica ¿es nuestro ego? ¿con quien hablamos?

Podemos limpiar la mente de pensamientos negativos, hacer que pasen esos pensamientos y que sean como olas y simplemente lleguen rompan y pasen. ¿Pero quien para nuestro diálogo interno?

La mente solo percibe. Un coche, un niño, el viento, el ruido, una mosca, su zumbido. ¿Y quien explica al percibidor quien percibe?

(…)

Como cuando el mono pasó a ser humano, el proceso no iba a ser fácil, el hombre llegaba alos transhumanos, y como dijo Motezcuma, solo alguno pocos pasarán a la luz.

Y Dios cayó entonces para muchos.

UN ESCRITOR SIN ESCRITORIO

      El escritor encuentra oportuno iniciar

una novelita de zombies

      . Una historia de muertos vivientes.

      Escribe de él como escritor. Del escritorio. Del escribir. De la letra.

      Baja al infierno. Sube al cielo.

      Escribe de la letra. De la escritura.

      Al final se dirige a las fuentes que prefiere y, literalmente, inserta entrevistas, artículos y crónicas copiándolas digitalmente en el cuerpo de la novela.

      Una tinta por siglo a partir de la Ilustración: la poesía encendió las luces. La novela las extendió. El ensayo la conquistó. El periodismo la prostituyó.

      En 1971, Nixon

separó

      al más valioso de los metales del dinero. El dorado perdió su calidad de tesoro y un material virtual ocupó ese preciado rango.

      Siglo XXI: 99% impuro.

    Un ladrillo cada día, son siete días. Los primeros del año 124.

Eklesia significa comunidad de personas, y no significa templo de piedra. Lo recuerda un picapedrero.

Golpe a golpe, verso a verso.

Código:
Traigo tres paradigmas clavados en el pecho,
el material, el virtual y el espiritual.De tres paradigmas vengo herido,
el virtual, el material y el espiritual.En tres paradigmas voy
el espiritual, el virtual y el material.

    Mezclando revelación y ley natural, se habla, y leo en el apocalipsis de San Juan, de las siete iglesias y los siete sellos y, en relación al número maldito, el 6, de la sexta iglesia, la de Filadelfia, que coincide con el final del siglo pasado desde el Renacimiento para acá: todos somos hermanos, no hay distinción entre pueblos (globalización y demás) y se identifica con el inicio de la apostasía, el imperio de lo laico, la hermandad entre los seres humanos, donde ya no es Dios el centro del universo sino la hermandad entre todos…

el escritor
—————————————
Encontré oportuno iniciar una novela de zombies. Una historia de muertos vivientes.

Comenzaría con un monólogo del protagonista moviéndose en la clandestinidad de su ostracismo. Mediaría con lo social a través de feedbacks de tejido autobiográfico. Y concluiría haciendo crónica y opinión informativa de la actualidad.

Me encanta ese oxímoron: opinión informativa.

Me evoca otro término híbrido: cyborg.

Conocí, buceando hacia las Crénides (manantial de las musas), el concepto de Parusía. La Segunda venida. Los profetas de las diferentes religiones regresan y concluyen la era que representan y renuevan el calendario reinicializándolo y el pensamiento común se desenmarca y se vuelve a enmarcarcar y… y todo un conjunto de cambios que convierten a lo nuevo en viejo y a lo viejo en vestigio.

Pensé en Las Segundas venidas. En plural. Desembarazándome del monoteísmo imperante dentro del imperio, por abrevar en fuentes ecuménicas mucho más acordes con los tiempos que nos arden. Se trata, este tránsito o ínterin de industria a información, de saltar entre lo material, lo virtual y lo espiritual.

La transmutación de la materia en espíritu y la transmutación de todos los valores como procesos de cambio, de tránsito.

Cuando Cristo obró en vida en la Tierra empezó un tiempo. Cuando el anticristo apareció, ese tiempo llegó a su mediana. Después, ambos se unieron forjando el otro hemisferio.

Cristo nombra y el Anticristo ejecuta. Ellos no se pelean entre sí. Se alían para gobernar el medio. A nosotros. Sin bandera.

Al fin y al cabo, en todas las tradiciones, los muertos reviven.

Y hay un secreto escrito en los pétalos de una rosa amarilla.

Una novela iniciática de zombies… la vida es pan, queso y un chorrito de aceite, el amor es dios en barca.

el escritorio
———————————-
Decir que los muertos vivientes no aman es decir que los zombies no aman.

Al parecer, bajando una temporada a los infiernos, se puede aparecer en cierto lugar para la escritura. Como detrás de la historia, detrás de la imagen. El escritorio este, del infierno, es poco claro. Muy oscuro. Y se escribe como al revés porque cuando luego uno se aparta (sale del infierno) del escritorio todo gira y se cambia por sí mismo, del revés.

    Parusía, se vocea: el lado oscuro ya habría aparecido encarnado no en un individuo, sino en la masa zombie, ¿qué mejor ejemplo de realidad impersonal? Ahora, pregonan, están a punto de visibilizarse los hijos trascendentes. Fin de este ciclo de dolor, de guerras, de sufrimientos, de codicias, de concupisciencias. Y el comienzo de una nueva edad de oro gobernada por el amor, la armonía, la felicidad. Arrasado (¿lo corroen, con su presencia los zombies?) el Valle de Lágrimas, sobre sus desdentados cimientos –en el ámbito del cristianismo- rebrotaría el Jardín del Edén.



escribir
———————————–
Las eras son largas y tardan en sucederse. Por eso da la sensación de que son eternas o perennes. Aquí está la gracia de enfocar la mirada. Los eones, por ejemplo, son períodos de tiempo más largos que las eras.

    Es el tiempo de los nihilistas, curados de espanto, porque ellos han sido los primeros en acomodarse al nuevo escenario. Sin importarles excesivamente cohabitar las calles y los caminos con muertos vivientes. Se podría decir que ellos, a diferencia de otros colectivos y grupos humanos, apenas han modificado su conducta o han acusado el impacto necrológico. Aunque no han actuado como una piña compacta, las opiniones de desapego, de indiferencia cubrieron los días iniciales del estallido zombie. Incluso podría afirmar, según se derivan las lecturas que he hecho de la actualidad en los medios digitales y demás tejido informativo de la red, que la calma o normalidad en que ahora habitamos la segunda semana se cimienta en el comportamiento de estas personas que han soportado, estoicamente, cientos de escenas de hilaridad y pérdida de control de sus compañeros humanos menos indiferentes, menos nihilistas, obsesionados con controlar y retomar el orden de la situación. Una obsesión de control y orden absurda, como se ha demostrado.

La cuestión es que escribir parece ser tabla y escritura ola de un avance. Un avance quiero decir el Siglo de Oro de las letras Españolas y, después, el Siglo de Plata de la Poesía Española (Miguel Hernández y cía).

Por eso se escribe ¡siempre! al filo de la muerte, porque desde que empiezas a escribir la palabra hasta que la terminas la ola se ha corrido un trocito.

infierno
————————————-
Hay una novela, “El Retrato de Dorian Gray”, en que un mecenas enamorado de un joven atrapa en un retrato su belleza. El óleo sobre el lienzo estampa la hermosura, y muy especialmente, la inocencia del recién llegado.

      Así, a medida que el susto mengua y los zombies nada más que peregrinan, supuestamente al cementerio nuclear de la Rusia, a su faena sin carcomitar nuestro sistema, los teístas y los deístas difunden su buenanueva de esperanza en la advenida de los salvadores clausurando el Kaliyuga o Apocalipsis o postmodernismo o postliberalismo en el que ha desembocado la triple crisis financiera, alimenticia y energética que afronta la humanidad del primer mundo y, por ende, del globo entero. Allende Oriente, aquende Occidente; Norte y Sur; Centros y periferias; Y en las islas, las selvas, las montañas, los desiertos y los mares. Invierten los términos de la catástrofe y hacen de ella, parusía, la evidencia de una culminación, de un tránsito a un nuevo mundo. La clausuración de una época cristiana y el paso a un nuevo orden confirmación y maduración del anterior. Y, esto no lo dicen pero se lee entrelíneas, se preparan a marchas forzadas para instalar las taquillas e imprimir los talonarios de entradas.

      Yo, que soy zombie, pienso en diciembre de 2012. Y pienso en Siberia. Y no un pensar analítico o racional. Más como obsesión.

      A pesar del esfuerzo cristiano de liderar la situación, grata noticia, el movimiento altermundista, el de Porto Alegre y el del 1 de enero de 1994, ha aprovechado, igual que nihilistas, el breve colapso sistémico durante las primeras manifestaciones públicas de zombies. Gente de por sí fuera del sistema inocua a la zozobra del mismo. Multitudes autorganizadas. Y, la parusía, pulso que se le mantiene a los gobiernos democráticos capitalistas, no puede ser abanderada por una sola iglesia, patriarcal y de hombre blanco WASP.

      Igual suerte están corriendo los musulmanes en el intento de anteponer las peripecias de Mahoma, denominado el “sello de los profetas”, por ser el último de una larga cadena de mensajeros, enviados por Dios para actualizar su mensaje, que según el islam, sería en esencia el mismo que habrían transmitido sus predecesores, entre los que se contarían Ibrahim (Abraham), Isa (Jesús) y Musa (Moisés).

Contra toda lógica, esa pintura no se queda quieta como las demás. A medida que pasan los años y que Dorian Gray se mezcla con la vida y mancha su inocencia, la pintura se malforma en representación de su mácula.

Vivir es morir. info

      La advenida no es la del segundo cristo para el juicio final. No solamente. Vienen todos, el mesías judío que ha de llegar, el advenimiento el duodécimo imán o “el Gran Mahdí” musulmán, el príncipe Siddharta convertido en el siguiente buda histórico: el bodhisattva Maitreya, Kalki como la última encarnación (avatara) del dios hindú Vishnú… Es más, a espaldas de los medios masivos de comunicación, las redes sociales y los canales de distribución multimedia, alumbrados por Attac o Le Monde Diplomatic, se están saturando de propaganda casera, autoproducida, ampliando el espectro de candidatos y representantes de las diferentes tradiciones milenaristas locales que subsisten o han subsistido a dos siglos de economía liberal de mercado aniquiladora de rasgos diferenciales, veneno de pensamiento único y de valores dominantes tóxico vertido en las aguas que conforman el torrente o cauce de la tradición perenne.

      Si la virtud del mundo, con nuestra aparición zombie, mengua, ellos habrán de manifestarse. Tienen que venir a clausurarlo. Según esa línea de pensamiento, o de wishfull thinking, no faltan voces vitoreando apologías de las figuras oscuras, anticristos y demás, trayendo, en lo efímero, la continuidad de un mundo que los avatares blancos clausuran.

      Un verdadero quilombo de regresados o advenidos que corren a reunirse con los hijos de dios, los grandes profetas, los grandes predicadores o hacedores, regresados o advenidos de los principales sistemas religiosos. La cuestión es que mientras en los medios convencionales estos líderes ocupan las portadas y las cabeceras de noticiarios, en los blogs y por los muros se manifiestan los otros avatares locales. Al final, todas las posturas humanas tienden a una convergencia en la necesidad de coalición frente a los muertos vivientes.

    Un jadiz profético del islam informa sobre la llegada del anticristo: “tendrá un solo ojo, y con este ojo hipnotizará a la gente desde oriente hasta occidente. Mostrará un fuego que no quema y un agua que no moja”. G. Orwell publicó su 1984, su sociedad controlada por el Gran Hermano avisando de la inminente aparición en la tierra del sistema tecnológico virtual. Si en cuestión de la cultura se trató de “volarle la tapa de los sesos a la cultura oficial”, hablo del infrarealismo de Bolaño y compañía, en cuestión de la salvación del mundo se trata de descabezar al salvador oficial, del portador o vocero del espíritu. Sea cual sea el país o comunidad o unión que lo reivindique. Y aunar fuerzas aceptando en las filas del ejército libertador a todo quisqui.

When a man lies
He murders some part of the world
These are the pale deaths
Which men miscall “their lives”
All this I Cannot Bear
to Witness Any Longer
Cannot the Kingdom of Salvation
Take Me Home.

cielo

———————————-

El amor es dios en barca. info

Código:
L’amor és Déu en barca
Lletra: Enric Casassas
Música: Miquel GilD’acord, no ens entenem
ni ens sabem estimar,
la por si l’aprofites
es torna cerimònia.La carta que ara ve
ja la’n puc destapar,
l’amor és ritual,
el ritual és la vida,
la vida anar tirant.

La vida anar tirant,
l’amor és pa amb formatge,
el pa amb formatge és vida,
la vida anar paint.

L’amor és Déu en barca,
la vida és un naufragi
en un got de vi blanc,
l’amor és caure al toll
i trobar-hi l’amor.

la letra

—————————————————-

Déu en barca:

Déu cau al toll

La vida anar tirant.

      Los zombies somos legión, provenimos de los muertos enterrados y de los vivos mordidos y contagiados. (Es mi caso, yo me he contagiado sin mordedura, la enfermedad está instalándose en mi cuerpo. Lo supe cuando destapé el cuadro mágico de Soyos. Un retrato de la clase del de Dorian Gray que me pintó cuando yo fui si no bello, sí joven). Somos multitud así que muy difícil lo tendría la iglesia católica apostólica y romana si quisiera luchar por su cuenta sin contar con el apoyo de las fuerzas de monjes tibetanos por poner un ejemplo. Igual les sucede a los marines y las fuerzas militares norteamericanas, ellos, deprimidos económicamente como están, no pueden hacerse cargo del despliegue mundial que exige la plaga de zombies sin valerse de la ayuda del resto de fuerzás bélicas del resto de potencias internacionales.

      Es más, he leído en algún periódico conservador un relato de fraternidad más allá de las pretensiones de bondad del griego Sócrates o del francés Rousseau y más acá de las aseveraciones malignas del latino Tito Macio, del francés Voltaire o del inglés Hobbes… sea el hombre bueno por naturaleza o un lobo para el prójimo, se relataba en este periódico, numerosos cárteles de tráfico, un montón de mafias de trata de esclavos sexuales, unidades de mercenarios y de crímen organizado, en resumen, muchísimas armas y gente que sabe usarlas, y hasta la fecha lo hacían por propio interés, han respondido a la petición de unidad y alianzas prohumanidad lanzadas desde las poltronas de la alta élite mundial. Entresaco dos imágenes que aparecen en el artículo. Un marine americano, ultra mega acorazado dentro de su supratecnologizado uniforme de guerra, dándole la mano a un barbas moreno de la yihadd ataviado con una túnica y un turbante y portando un machete y un ak47. Y otra foto de un soldado mejicano haciendo prácticas de tiro junto a un zapatista del EZLN.

      ¿Dónde están los falsos avatares, los falsos mesías, los gurús aprovechados? ¿Es posible que la plaga zombie haya aterrorizado de tal modo a la humanidad que ni siquiera los egoístas, los pícaros, los interesados se atrevan a cortarle un trozo al pastel del caos en que nos hemos metido? ¿Estaremos viviendo de verdad un fin de edad y el comienzo de otra?

      ¿Por qué la sociedad teosófica, principal aglutinadora y sintetizadora de profetas y avatares de las diferentes tradiciones, no coloca en el centro de mira de la atención pública su candidato? ¿Qué miedo tienen para no aprovechar lo que tanto tiempo han perseguido? ¿

Dónde están

      los seguidores de Alestey Crowley, él que se autoproclamó “bestia”, anticristo, protagonizando los eventos y abanderando el advenimiento de los profetas? ¿Acaso, mirando al revés, son ellos la causa o principio de la invasión zombie?

    ¿Cómo se comen a un israelí y a un palestino apedreando y disparando mortero juntos contra una horda de zombies que se ha quedado atrapada a un lado del muro de Cisjordania? Esas imágenes han dado la vuelta al mundo.

la escritura

——————————–

y...

      Parece como si el planeta, habilitando estas hordas de zombies en su faz, quisiera mandarle un mensaje al proceso ultrareflexivo que se levantó, a través de los siglos, sobre la carne e iluminó la conciencia del proyecto humanista: el fin de la evolución no es el hombre. Seres inmanentes, muertos, supuestamente incapaces de trascender, aparecen pululando en masa, en peregrinación más o menos despreocupada de los humanos, evidenciando, con su antropoformismo, la terrible levedad del ser humano que aún tiene posibilidades de subsistir a través de los que todavía no se han contagiado o han sido mordidos. No es mi caso.

      La ONU, se dice, o eso promueven teístas y deístas, [¡vaya agarradera en que se agarra el establishment para, a pesar de la evidencia, ¡zombies en las calles y los campos! mantener bolsas de audiencia o, lo que es lo mismo, trabajadores/consumidores respondiendo a las necesidades del sistema!], el parlamento de las naciones unidas se prepara para una gran reunión. Inminente aunque aún no marcada en la agenda.

      Se entremezclan los milenarismos religiosos teístas con los milenarismos deístas que son laicos tipo el marxismo o el pensamiento de Nietzsche, o los políticos que proclaman utopías sociales tipo Chaves o los voceros del fin de la historia de Fukuyama… o, fundamentalistas, los retornos del Hitler Nazi, o el ciclo Bretón de Carlo Magno, o los portugueses clamando por el retorno del mítico rey Sebastián, o los “volveré” de las camisetas con el rostro del Che Guevara serigrafiado… ¿Somos los zombies el primer síntoma del comienzo del Armagedon? ¿Es todo más fácil y trivial y estamos viviendo la caída de lo que antes subió, en el ciclo nacimiento, desarrollo, decadencia? Dijo Budha, “en este mundo todo lo que nace, muere; incluso los dioses.” Y escribió Machado en sus Proverbios y cantares: “Ya es sólo brocal el pozo; / púlpito será mañana; / pasado mañana, trono.” Y “Hombre occidental, / tu miedo al Oriente, ¿es miedo / a dormir o a despertar?”.

“Zombis corporativos” en Wall Street


Don’t tread on me!
/ No me engullas

Dios nos cría y nosotros nos juntamos…
—————————-
Por orden de mi lord Gn, a requerimiento, compongo esta semana (la cuarta de la presente ristra) una micronovela donde se narran los qués y cómos del desilustre caballero Galllardonegro. La narración se efectúa en modo primera persona apócrifa. ¡Salut!

      La Cruz Erisiana:

      “Luz en mi Cabeza,

      Fuego en mis Genitales,

      Fuerza a mi Derecha,

      Risa a mi Izquierda,

      Amor en mi Corazón”,

      una micronovela.

(Prólogo)

    Se narra a continuación, a muy grandes rasgos, el periplo, destino Ítaca 13, de un nadie 1 natural del noreste peninsular. La trayectoria de uno de esos tipos que, siendo pulga, sueña con comprarse un perro y con que algún día mágico llueva de pronto la buena suerte; con dejar de tener número y tener nombre… Un camino que, a la postre, sépase de antemano, deriva en un escepticismo a raja tabla y un eclecticismo a macha martillo. Ni hay verdad, ni nada de lo mundano me es ajeno 2; ni yo, ni ninguno de mis congéneres somos la medida de nada 3; ni el mesocosmos antropológico que conformamos supone significancia alguna en contraste con el microsmos autopoiético 4 y el macrocosmos de quásares…

(Capítulo 1: Encrapularse)

    Alborando la adolescencia, cabe señalar a modo de iniciación, me entretuve tejiendo un florilegio con las mandangas de los pocos referentes de la tradición perenne 5 que todavía sobreviven a la debacle postmoderna. La lectura y la audición de charlas como método, la reflexión como praxis. Si la modernidad consistió en la construcción y vanaglorio de un constructo psíquico individual egoico capaz de plantarle cara, en términos hipostáticos, al gran Dios del monoteísmo (¡sapere aude! 6), la posmodernidad consiste en (a bote pronto y a priori porque le falta mucho para mostrarse en conjunto) el regreso del ente a la nada 7. La posmodernidad se traga a la modernidad como el devenir traga experiencias diarias, habiéndonos despojados de dos grandes fastigios en lo que a la evolución de la conciencia humana se refiere: la teosfera y la noosfera. En cualquier caso, leyendo hilvanando orando cabilando, cubrí mi juventud pispaja con ese manto y fui paciente y humilde en el trabajo.

(Capítulo 2: Crisálida)

    Zonceaba burlándome de los libelos de petimetres y ñiquiñaques que cursaban su juventud compitiendo en la carrera hacia la cúspide del sistema; pasé de largo del vestíbulo donde un paria puede tratar de colarse en el ascensor social. Pie en tierra, contemplé cómo se alejaba el carro del progreso dejando tras de sí un sirimiri de prisas, superficialidad, materialismo, programaciones y simonías. Ya puede, entonces, despojarme del manto descrito en el párrafo anterior. Solo, parado en medio de una vida cuyas perspectivas se efundían de una nesciencia paupérrima, miré al cielo, miré al suelo, entorné los ojos, esbocé una sonrisa y dirigí la atención a mi interior, donde, a parte de un run rún de vísceras y humores, encontré el latido de un corazón.

(Capítulo 3: Última juventud)

    Algunos antiguos compañeros de la pubertad, tomando consciencia de mi desaparición, alzaron un túmulo en mi memoria. Lo supe por terceros. Unos terceros que apenas si penetraban mi compañía. Solo, siendo yo en mis soledades 8, atento a cuanto mi sangre murmuraba 9, asistiendo a diario, puntual y disciplinadamente, a las lecciones de vida que me impartía mi super-ego en un bastión edificado en la cornisa más lejana de mi última soledad. Hermético, me dejé transmutar por mis propios miasmas y todo yo quedé primero bruno y luego huero. Socialmente, ya expliqué, aconteció un silencio y quedé desaparecido bajo ese catafalco que honraban en mi nombre.

(Capítulo 4: Un joven mago)

    Escuché la música en la que danzó Eurínome 10. También sonaron para mí las notas del arpa de Orfeo. Pude escuchar el canto de las hipocrénides. Resonaron dentro mí las vibraciones numéricamente perfectas de las esferas celestiales 11. Solamente en los intestinos, en el estómago, el esófago y la lengua me acordaba yo de un mundo planetario. Mi sexo, mi mente eran una misma cosa, o caso, de energía, de luz, de πνεῦμα 12. Sin tiempo propio, elaboré entonces mi primer sortilegio. Puedo decir que fue entonces cuando acontecí mago. Armé un conjuro para gobernar mi pasado, mi presente y mi futuro conjugándolos a modo de trébede, ya sabes, un círculo suspendido sobre tres patas; y ardí cuando una chispa de esperanza estalló en mi corazón provocando una rápida deflagración del grisú acumulado exponiendo a mi entendimiento la revelación de unas fuerzas telúricas imbrincadas con la danza perenne que yira penetrando de vida la eternidad latente del universo.

(Capítulo 5: Magia)

    El aprendizaje, de quien no tiene miedo a equivocarse, pronto se transforma en sabiduría o claridad. La sabiduría proporciona poder. Un poder limitado con el que no se debe tontear para evitar que se vuelva en contra. Traslúcido como el diamante, recogí de mi corazón dos semillas y sembré bajo mi pie derecho un atlante y bajo el izquierdo una cariátide. Abrí un caz desde mis ojos y les lloraba con fruición. Y cuando germinaron los alumbraba y calentaba con la luz de mi sentimiento. Permanecí oculto hasta que entroncaron y me alzaron como dos jambas. Ahora ya nacía, ahora, parte de mí brotaría de la zona templada. Entonces yo ya iba a ser otro. No un joven, sino un hombre. Me deshice de la pena adolescente y la estaticidad juvenil y salí en busca de mis periecos y mis periscios. Un camino que siempre he deseado fuera largo, largo 13…

(Capítulo 6: Eterno retorno)

    Allí dónde mi silencio ha dejado espacio vacío, de retorno a la tierra que me vio nacer 14, he vuelto a toparme con aquellos que ahora son prisioneros de una conciencia momia, prefabricada en serie, fundamentada en un pensamiento único compuesto por un haz de valores dominantes y una miríada de creencias fijas. Sabiéndoles enajenados y pigres en todo lo relativo a la voluntad y copados en la servidumbre de la condición lograda en sus respectivas carreras, comprendo sus acciones y no les supongo responsables de sus actos; reconociendo su alienación puedo predecir sus resortes, esquivar sus costumbres, y defenderme de su sevicio miedo. Admito que estos lances ya me resultan irrisorios. Hoy por hoy me he convertido en una estantigua y ya nada más espero de ellos ni les considero de mi misma laya. Y viceversa.

(Capítulo 7: Ultreya)

    Así, en posesión de una clavícula nox 15, me he visto en vuelto en campos de magnetismo animal, atraído y repelido por energías sutiles, he animado mis sosias con energía Vril o Baraka, he visto el fondo de una madriguera iluminándome con luz astral, he sido médium dibujando ectoplasmas, he sacado cubos de prana asomándome al brocal de mi consciencia, he soplado sibilinas melodías usando mi eje vital como flauta tapando o descubriendo mis chakras para hacer bailar mi Kundalini, he estallado mi conciencia escupiendo energía orgónica como si fuera un volcán en erupción, practiqué psicoanálisis hasta descubrir la luz atravesando el cristal de los arquetipos diseminándose, como un azucarillo en el oceáno, en el mar del inconsciente…

(Addenda)

    Pero, ¿esto era la vida? —le diré a la muerte— ¡Pues que vuelva a empezar!

Aleph, escudero de Gn

p.d.: Vete formulando tus deseos y propósitos para la semana que viene ¡fin del año 126! ¡Fiesta de año nuevo: desde el 30 de septiembre de 1888! ¡Shekhiná!

Enlaces:

1 Poema, Los nadie. Leer.
2 Aforismo, Soy humano, nada de lo humano me es ajeno. Leer explicación en Dragolandia: Corrupción y humanismo 18 AGO 2014, Consultar.

    Su sentido ha sido completamente tergiversado por los apóstoles de la solidaridad. No creo que exista en la historia de la literatura ninguna otra frase que haya sufrido tamaña manipulación. Cremes la utiliza para aconsejar a su interlocutor −Menedemo, rico terrateniente romano− que disfrute del ocio al que por su situación económica tiene sobrado derecho, constriñendo a sus esclavos a deslomarse y dejando él de atormentarse (sic) y de entrometerse, por exceso de escrúpulos perfeccionistas, en las funciones usualmente asignadas a la servidumbre.


3 Principio filosófico, Homo mensura Consultar.
4 Neologismo, refiere a un sistema capaz de reproducirse y mantenerse autónomamente. Ampliar.
5 Grabación directo, perennial sophia, Therion Reproducir.
6 Locución, atrévete a saber. Ampliar
7 Artículo, Heidegger y la pregunta por el ser. Leer.
8 Librillo, Soledades, galerías y otros poemas 1917. Leer.
9 Cita, Demian, H. Hesse,

    “No soy un hombre que sabe. He sido un hombre que busca y lo soy aún, pero no busco ya en las estrellas ni en los libros: comienzo a escuchar las enseñanzas que mi sangre murmura en mí. Mi historia no es agradable, no es suave y armoniosa como las historias inventadas: sabe a insensatez y a confusión, a locura y a sueño, como la vida de todos los hombres que no quieren mentirse más a sí mismos”.


10 Artículo de opinión titulado Eurínome, la diosa Creadora. Mito pelasgo de creación y perteneciente al Taller: La Triple Diosa en cada Mujer. Leer.
11 Búsqueda en internet por palabras clave: “esferas celestiales”. Resultados.
12 πνεῦμα, palabra griega para pneuma. Traducción.
13 Poema, Ιθάκη, Kavafis, . Leer poema para aprenderlo de memoria y no olvidarlo pase lo que pase…
15 Canción de Gatos Locos, “regreso a las colinas”. Oír.
14 Grabación en directo, Therion goes classic, Clavícula Nox. Oír.

Decálogo y contra decálogo

————————————–

REGLA UNO:

    La vida no es justa, acostúmbrate a ello.


CONTRA-REGLA UNO:

    Sé justo en la vida, a medida que tu honor se fortalezca una fuerza se acostumbrará a caminar a tu paso y vigorizará tu pecho, tu corazón y tu sexo.

REGLA DOS:

    Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.


CONTRA-REGLA DOS:

      En la soledad más íntima resuena la autoestima del mundo y en cualquier momento puedes recular y soltarte y caer allá. Lejos de volverte loco o loca, mientras el planeta no esté enfermo, tu caída será un renacer, echarse a dormir en un colchón de plumas. Trata de captar la autoestima del mundo. En función de si te sientes bien o no el mundo tomará un cariz u otro.

REGLA TRES:

    No ganarás 5.000 dólares mensuales justo después de haber salido del instituto.


CONTRA-REGLA TRES:

      No ganarás 5.000 dólares mensuales en la vida, es mejor que desestimes ese afán únicamente reservado para la prole de las élites.

      Las granjas del sistema de economía mundo capitalista basado en el consumo y la producción se perpetúan gracias a ese precepto: el ganado (los perdedores) anhela emular la riqueza de los ganaderos. Además, en el improbable caso que consiguieras los 5000 generarías una fuerza contraria que al tiempo acabaría por destronarte. Solamente puede conservarse la riqueza si se pertenece a una estirpe de ricos. Bla, bla…

    Por eso, encuentra tu don y poténcialo y olvídate del dinero. La Providencia otorga.

REGLA CUATRO:

    Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe.


CONTRA-REGLA CUATRO:

      Si piensas que tu profesor es un servil, estás en lo cierto. Por muy vanguardista que sea debe atenerse a un programa educativo cuyo fin es moldearte y hacer de ti una pieza para producir en el mercado. El Plan Boloñña en Europa ha sido la última evidencia de la primacia económica sobre lo pedagógico. Por tanto, no dejes tu educación en manos de esos palatinos del orden imperante. Encárgate personalmente de tu aprendizaje. Ello no quita que te titules u oficialices tus conocimientos asistiendo a exámenes o clases oficiales, pero siempre como lugar de paso y no como hito educativo. Es la única manera de asegurate un futuro sin jefe.

REGLA CINCO:

    Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: lo llamaban oportunidad.


CONTRA-REGLA CINCO:

    Dedicarse a voltear hamburguesas te quita dignidad solamente si lo haces en una multinacional cuyas franquicias se expanden por todo el planeta y le envenenan con la venta de sus carnes tóxicas, amén de servir de atalayas, de bastiones al proceso de conquista encubierta que las secunda. Generando innumerables secuelas particularmente en la adolescencia y en la población menos educada en los hábitos alimentarios, ya que les proporciona una chuchería en el convencimiento de que se alimentan y les provoca una elección de dudoso libre albitrio al tener que escoger entre esa basura rápida o el puchero lento de toda la vida. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: hambre de postguerra.

REGLA SEIS

    Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Comenzaron a serlo cuando tuvieron que pagar tus cuentas, limpiar tu ropa sucia y escucharte hablar acerca de lo super guay que eres y lo carcas que son ellos. Así que antes de emprender tu lucha a favor de las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación, escritorio, armario y cartera.


CONTRA-REGLA SEIS

    Antes de que nacieras, tus padres no estaban todavía abducidos por la sociedad del espectáculo. Comenzaron a perder autonomía y perspectiva paralelamente a la implantación y consolidación de los medios de comunicación para las masas. El tecnicolor llegó a España con el Naranjito. Por un lado el marketing y la publicidad y por el otro la información y la opinión, y, entre medio de uno y otro lado, el puro espectáculo que cuando no es consensuante es pura manipulación y adoctrinación, proyectados en medios ya digitales y asíncronos, ubicuos, han forjado la cárcel donde tú ya has nacido preso. Así que apresúrate a tomar consciencia de la situación y emprende tu lucha a favor de las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres apeándote de la prisión virtual y desde allí sumérgete en el otro mundo, en la mesa de abajo y… ¡bienvenid@ a la realidad!

REGLA SIETE

    En la escuela pueden haberse eliminado las diferencias entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no.


REGLA SIETE

    Si decides encontrarte y ser tú mism@ a pesar del sistema y del pensamiento único y de los valores dominantes, sufrirás primero su burla, luego su rabia y, si sobrevives, su ignorancia; aprende de ello mientras cruzas la frontera (cuidado no te choques con los que entran) y, si escapas iles@, ¡buen viaje a Ítaca!

REGLA OCHO

      La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.


CONTRA-REGLA OCHO

      La vida real no se divide en ocio y negocio, esa distribución es propia de la vida ficticia (financiera) del capitalismo. No alienes y entregues una parte de ti al sistema. Aférrate a lo esencial y no te profesionalices si en ello no brillan tus potencias y no se efectúan tus dones. Conócete a ti mismo para desentrañar todos los misterios de los universos, del multiverso.

    No se trata tanto de habitar la superficie y bajarse de vez en cuando al fondo sino de instalarse en el fondo y soliviantarse ocasionalmente subiendo a la superficie. No se trata de asociar felicidad/ganar y tristeza/perder sino de aprender a habitar el mundo alegre a pesar de victoria y derrota, ¡trata a esos dos impostores de igual modo: ignóralos!

REGLA NUEVE

    En la escuela pueden haberse eliminado las diferencias entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no.


CONTRA-REGLA NUEVE

    En la escuela se fomentan las diferencias entre ganadores y perdedores para trasladarlas a la vida económica una vez los y las estudiantes salgan al mercado. Me acuerdo (si me permites la anécdota dentro de la contra-regla) perfectamente del día que llegué a la selectividad procedente del suburbio; no fui a la mili, pero son en estos lugares mixtos donde se engarzan en piel propia las diferentes clases sociales. El modelo inscrito en un embudo provoca la tensión necesaria para la competición. Protégete de tal inercia, colabora, coopera, asóciate, connive con quien te rodea en contra de cualquier fuente objetiva e imagóloga que pretenda usurparos la voz y quiera relegaros de la actividad proponiéndose como vuestro representante en un foro colectivo superior o en una esfera pública. En una aldea global de mercado único, las tribus somos la última resistencia… mientras E.E.U.U. suelta el báculo y China lo recoge y el resto de potencias mundiales se abren paso, las multitudes gozamos de un ínterin antes de que se establezca el nuevo equilibrio mundial. Cuando se derrumbó el imperio comunista sucedió igual: quedaron muchos y muchas especializados, intelligentses, sin amo… ¡hay que aprovechar el tiempo!

REGLA DIEZ

      La televisión no es la vida real. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.


CONTRA-REGLA DIEZ

    La economía no es la vida real. En la vida cotidiana, la gente (tres cuartas partes de la población global) tiene que bucear sumergida para encontrar algo que comer. Si tú estás emergido deberías preocuparte por investigar el origen y las condiciones de producción de lo que consumes, especialmente si compras en franquicias.

REGLA ONCE

    Sé amable con los “NERDS” (los más aplicados de tu clase). Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.


CONTRA-REGLA ONCE

      Sé intransigente con el consumo (en esta época, la capacidad de regular la dependencia al consumo es una piedra roseta, filosofal, llave de misterios).

      Si la lenta existencia fuera de la frenética actualidad dentro del sistema te produce apatía y no te colman el canto de los pájaros ni la intensidad del agua precipitándose cascada abajo -desde la montaña al lago- y buscas emociones fuertes para soliviantarte no eches mano de la farlopa, de la tarjeta de crédito, del Prozac o del mando del televisor; atrévete a trasladar tus puntos fuertes a tus puntos débiles: si naturalmente te inclinas a lo intelectual efuérzate en practicar lo psicomotriz, y viceversa. Y si has logrado la ecuanimidad déjate resbalar de vez en cuando. Y si la oscuridad absoluta se cierne sobre ti y no dispones de puntos fuertes ni crees en tu don, arrodíllate y reza en la penumbra y en el silencio. Pero deja el Prozac en el armario y mantén el televisor apagado, la trocha seca y la tarjeta en el monedero.

    Tómatelo como un entrenamiento. Con el tiempo este pequeño hábito de repliegue en la crisis te adquirirá una dimensión sagrada a la que te podrás aferrar en el naufragio. Total, triple crisis (económica, alimenticia y financiera), existen muchas probabilidades de que se cierren los grifos de suministro en las próximas décadas. El buen vivir no es una fruta exclusiva del estado del bienestar. Ni mucho menos. Ab aspera ad astra.

Anuncios